• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Niños lanzan al mar pequeños barcos para denunciar la grave situación de Gaza

La iniciativa se produce después de que ayer se conmemorara el Día Internacional de Solidaridad con Palestina, coincidiendo con la efemérides de la Resolución de Partición aprobada por la ONU en 1947 | AFP

La iniciativa se produce después de que ayer se conmemorara el Día Internacional de Solidaridad con Palestina, coincidiendo con la efemérides de la Resolución de Partición aprobada por la ONU en 1947 | AFP

Unos 600 niños y representantes de la sociedad civil en Gaza lanzaron hoy al mar pequeños barcos, dentro de una acción simbólica para denunciar la situación que atraviesa la franja palestina y sus consecuencias en la infancia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El acto tuvo lugar en el puerto de Gaza, con el objetivo, según sus organizadores, de llamar la atención sobre las condiciones en las que vive la población de la franja, especialmente los niños, que ven cómo la escasez de combustible y otros bienes esenciales hacen mella entre sus habitantes, debido al bloqueo israelí.

Los menores llevaron pequeñas arcas de madera o papel y subieron a embarcaciones de pescadores que los llevaron mar adentro, donde soltaron sus barcos con carteles en los que se podía leer "Fin al bloqueo", "Los niños de Gaza necesitan libertad" o "Fin a la ocupación". "Los niños de Gaza queremos decirle al mundo que deseamos vivir una vida normal como la de otros jóvenes", dijo Ibtisam, una palestina de 15 años participante en la acción y con una embarcación en la mano.

El próximo lunes está prevista otra acción que incluye a 200 activistas extranjeros y pescadores palestinos que subirán a embarcaciones para desafiar el perímetro de 6 millas náuticas que la Marina israelí permite a los gazatíes navegar. Los menores de este territorio, gobernado por el grupo islamista Hamás, no pueden estudiar por las noches, debido a que la principal planta de electricidad en Gaza dejó de operar a principios de mes por falta de combustible, y muchos leen a la luz de las velas. La falta de energía también provocó que los generadores de las plantas de tratamiento de aguas residuales interrumpieran su actividad, lo que ha causado el desbordamiento del alcantarillado, que más de 3.000 personas tengan que convivir con lodo y desperdicios en sus calles y que los niños atraviesen estas aguas de camino al colegio.

Esta situación podría afectar a otras plantas y expertos médicos ya han advertido sobre el riesgo de propagación de enfermedades e, incluso, de epidemias. "Puedes ayudar a poner luz en un sendero oscuro. Abre camino y navega con la infancia de Gaza hacia la libertad", manifestó en un comunicado Heba Hayed, representante del comité convocante del acto, denominado Arca de Gaza. A la iniciativa se han sumado otros colectivos en distintas partes del mundo como en Norteamérica o Europa, donde hoy echarán a navegar pequeños barcos en lagos, ríos y piscinas.

La iniciativa se produce después de que ayer se conmemorara el Día Internacional de Solidaridad con Palestina, coincidiendo con la efemérides de la Resolución de Partición aprobada por la ONU en 1947.

Entretanto, Naciones Unidas comenzó a distribuir el pasado jueves combustible a la franja de Gaza, a fin de paliar la situación originada por la escasez de carburante. Se trata de una de las crisis más graves que vive este territorio en años, con cortes de luz de hasta dieciséis horas que afectan por igual a hospitales, plantas de distribución y tratamiento de aguas, comercios, escuelas, instituciones públicas y viviendas privadas.

Gaza, donde residen 1,7 millones de personas, obtiene electricidad de diferentes proveedores: Israel, Egipto y de la única planta que produce este bien situada en el centro de la franja. De acuerdo a responsables en Gaza, la razón de la suspensión de la actividad fue un desacuerdo en torno a los precios y los impuestos a pagar por el diesel entre la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna en Cisjordania, y las compañías de combustible israelíes que abastecían a la planta.