• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Nigeria sale a la calle para celebrar la victoria de Muhammadu Buhar

Cientos de personas se han agolpado ante la secretaría general del APC, después de ver en los medios de comunicación que Jonathan había asumido la derrota / EFE

Cientos de personas se han agolpado ante la secretaría general del APC, después de ver en los medios de comunicación que Jonathan había asumido la derrota / EFE

El APC se impuso en estos comicios con un 54 por ciento de los votos, frente al 45% logrado por el Partido Democrático Popular 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los nigerianos salieron hoy a la calle para celebrar la histórica victoria de Muhammadu Buhari, el líder de la alianza Congreso de Todos los Progresistas (APC, en inglés), que por primera vez desde 1999 ha logrado que la oposición lidere la mayor potencia económica del continente.

El APC se impuso en estos comicios con un 54 por ciento de los votos, frente al 45% logrado por el Partido Democrático Popular (PDP), liderado por el actual presidente, Goodluck Jonathan, según los resultados finales divulgados hoy la Comisión Electoral Independiente de Nigeria (INEC).

"Gracias por elegirme por encima del PDP", dijo Buhari, en un comunicado emitido por el APC, tras conocer la victoria.

Antes incluso de que se conocieran los resultados finales, cientos de simpatizantes del partido vencedor ya festejaban de manera pacífica en varias ciudades del país el triunfo de este general musulmán retirado de 72 años, que previsiblemente dará un giro al rumbo del país.

Tras presentarse por cuarta vez a las elecciones presidenciales, Buhari encarna el cambio que tanto demanda la sociedad nigeriana, achacada por problemas de terrorismo, corrupción y desempleo.

A partir de ahora, Buhari volverá a ocupar la presidencia nigeriana, un cargo que ocupó brevemente de 1984 a 1985 como Jefe de Estado Militar.

Desde que finalizó la dictadura militar en 1999, el PDP había ganado todos los comicios presidenciales, por lo que ésta es la primera vez en la democracia nigeriana que la oposición se pondrá al frente del país.

En Abuya, la capital, cientos de personas se han agolpado ante la secretaría general del APC, después de ver en los medios de comunicación que Jonathan había asumido la derrota.

También en Lagos, centro comercial del país y uno de los feudos de la oposición, una gran multitud de ciudadanos han salido a la calle para celebrar la victoria de Buhari.

"Nunca creí que este momento llegaría. Estoy en éxtasis", afirmó a Efe un residente en Lagos, Tayo Faloye.

Otra residente de la ciudad, Stephen Ajayi, contó que "todo el mundo está en la calle, bailando".

Una gran multitud al grito de "Buhari" también festejó el resultado electoral en diferentes ciudades de los estados norteños, que sufren a diario el sangriento asedio de Boko Haram y donde tres millones de personas han tenido que huir de sus hogares.

Precisamente Jonathan, de confesión cristiana -religión predominante en el sur, pero minoritaria en el país-, ha sido duramente criticado por la ineficacia de su Gobierno y su Ejército para hacer frente al yihadismo.

Pese a que la INEC empezó el recuento de votos ayer por la mañana, hasta esta tarde los nigerianos no han ocupado las calles ante el temor de que se produjeran enfrentamientos entre los partidarios de ambos candidatos.

No solo los nigerianos estaban pendientes de estos resultados, sino que también la comunidad internacional esperaba expectante a conocer el futuro de la mayor potencia económica del continente y uno de los focos internacionales del yihadismo.

Los analistas han advertido en repetidas ocasiones de la amenaza de violencia postelectoral, puesto que Nigeria tiene un largo historial de comicios amañados que han derivado en olas de violencia como la ocurrida en 2011, en la que murieron 800 personas.

Pero que Jonathan haya asumido la derrota y haya felicitado a Buhari ha sido interpretado por muchos como una gran victoria de la democracia.

Sin embargo, la tensión entre los dos principales candidatos, que firmaron un pacto en el que se comprometían a aceptar los resultados electorales, ha aumentado en los últimos días debido a las denuncias por fraude electoral durante el proceso.

Esta mañana, un miembro del PDP, Godswill Orubebe, interrumpió el recuento de los votos de la INEC para increpar al presidente de la comisión electoral, Attahiru Jega, al que acusó de ser "parcial".

La INEC está investigando la denuncia del APC sobre supuestas irregularidades en el estado de Rivers, donde el partido gubernamental ha conseguido el 95% de los votos.

Desde el pasado sábado, las manifestaciones para denunciar que hubo fraude electoral se han repetido en Port Harcourt, capital del estado de Rivers, donde ayer se impuso el toque de queda para evitar nuevas protestas.

Con la victoria de Buhari concluyen estas reñidas elecciones, que arrancaron el pasado sábado y tuvieron que ser pospuestas hasta el domingo por problemas en el sistema electrónico de acreditación y por algunos episodios esporádicos de violencia.

Precisamente estos comicios presidenciales y legislativos debían haberse celebrado el 14 de febrero, pero fueron retrasados hasta el pasado sábado para tratar de garantizar la seguridad de todos los ciudadanos.