• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Nigeria aguarda el resultado de las reñidas presidenciales

Un grupo de nigerianos bebe cerveza y escucha en la televisión actualizaciones sobre los resultados electorales, en el Flexx Bush Bar and Lounge / AFP

Un grupo de nigerianos bebe cerveza y escucha en la televisión actualizaciones sobre los resultados electorales, en el Flexx Bush Bar and Lounge / AFP

Los primeros resultados de la mitad de los estados del país dan la victoria al presidente Goodluck Jonathan en nueve estados y en el Territorio de la Capital Federal, y el general Muhammadu Buhari se llevó el triunfo en otros nueve estados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El segundo día de recuento de votos en la disputada elección presidencial de Nigeria comenzó con retraso el martes y funcionarios electorales esperan anunciar más tarde quién gobernará el país más rico de África.

Los primeros resultados de la mitad de los estados del país dan la victoria al presidente Goodluck Jonathan en nueve estados y en el Territorio de la Capital Federal, y el general Muhammadu Buhari se llevó el triunfo en otros nueve estados. Buhari tuvo 8,5 millones de votos y Jonathan 6,48 millones. Para alzarse con la Victoria, un candidato debe lograr al menos el 50% del total de los votos y al menos el 25% en dos tercios de los estados.

En torno a una docena de los 18 estados restantes aún tenían que enviar sus resultados al centro de recuento en Abuya.

El vocero de la comisión electoral, Kayode Idowu ,dijo a la Associated Press que espera tener los resultados finales al término de la jornada, aunque solo han recibido los votos de "unos pocos" estados que quedan por contabilizar.

Es la primera vez en la historia de Nigeria que un candidato tiene posibilidades reales de derrotar a un presidente en el cargo. Se trata tan sólo de las octavas elecciones desde que el país se independizó de Gran Bretaña en 1960.

Buhari arrasó en los estados norteños de Kano y Kaduna, como se esperaba, aunque el margen de su victoria fue inesperado. En Kano, el estado con el segundo mayor número de votantes, Buhari ganó 1,9 millones de votos, ante los Jonathan 216.000. En Kaduna, Buhari ganó 1,1 millones de votos Jonathan 484.000.

El recuento en Abuya se realiza con la presencia de los representantes de partidos, observadores nacionales e internacionales y los medios. El recuento comenzó tarde tanto el lunes como el martes, sin que se dieran explicaciones para los retrasos.

Estados Unidos y Gran Bretaña advirtieron el lunes de "preocupantes indicios" de que el recuento podría estar sujeto a interferencias políticas. En un comunicado conjunto, ambos países dijeron que estarían "muy preocupados" por cualquier intento de socavar la independencia de la comisión electoral y distorsionar la voluntad del pueblo nigeriano.

"Hasta ahora, nos hemos visto indicios de manipulación sistemática del proceso. Pero hay preocupantes indicios de que el proceso de colación, donde se votan finalmente los votos, podría ser objeto de interferencia política deliberada", señaló el comunicado, firmado por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y su homólogo británico Philip Hammond.

El partido de Jonathan describió esas alegaciones como "absolutas tonterías" y exigió pruebas. El portavoz de campaña Femi Fani-Kayode dijo a la prensa extranjera que el grupo "rechaza por completo la afirmación o la idea de que estemos interfiriendo de cualquier modo" con la comisión electoral.

En muchas elecciones previas se han producido amaños generalizados, así como episodios de violencia tras los comicios. En esta ocasión se emplearon nuevas tarjetas con datos biométricos, pero algunos de los nuevos lectores de tarjetas importados no funcionaban adecuadamente, y las elecciones se ampliaron hasta el domingo en 300 de los 150.000 centros de votación donde se produjo ese problema, según la comisión electoral.

La participación fue alta el sábado entre los casi 60 millones de votantes en las ajustadas elecciones, celebradas pese a la campaña de violencia de los extremistas islámicos de Boko Haram en el norte de Nigeria.