• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Niegan que el príncipe Carlos vea el papel de rey como una "prisión"

El príncipe Carlos | AFP

El príncipe Carlos | AFP

Si bien el príncipe ha sido visto como ansioso por suceder a su madre, la realidad es muy distinta, pues está preocupado de no poder hacer lo suficiente sobre cosas que le preocupan, como el cuidado del medioambiente y la arquitectura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La residencia oficial del príncipe Carlos, Clarence House, negó hoy tajantemente que el heredero al trono británico considere el trabajo de rey como una "prisión", como comentó un ayudante suyo a la revista estadounidense Time.

Los medios británicos se hacen eco hoy de un reportaje que Time le dedica al príncipe de Gales con motivo de su próximo cumpleaños y que ha sido realizado a partir de conversaciones con el mismo príncipe y con unos cincuenta de sus más próximos colaboradores.

Así, uno de sus ayudantes dijo que el príncipe no tiene prisa por suceder a su madre, la reina Isabel II, porque teme que ser monarca se convierta en una especie de cárcel.

Sin embargo, ante la gran difusión que la información ha tenido en los medios locales, un portavoz de Clarence House dejó claro hoy que esta no es la posición del heredero al trono.

"Esta no es la visión del príncipe Carlos y no debería serle atribuida a él puesto que él no pronunció estas palabras. El príncipe ha apoyado a la Reina toda su vida y todas sus obligaciones oficiales y labores benéficas han ido siempre en (forma) paralela", agregó el portavoz.

Las afirmaciones del ayudante, cuya identidad no ha sido revelada, están contenidas en el reportaje de Time titulado "The Forgotten Prince" (El príncipe olvidado), que saca la revista con motivo de los 65 años de Carlos, que cumplirá el 14 de noviembre.

La directora de la revista, Cahterine Mayer, ha hablado con el príncipe y con 50 ayudantes en una visita que hizo el mes pasado a la residencia del heredero en Escocia, Birkhall, ubicada en los terrenos del castillo de Balmoral, informan los medios británicos.

Según sus ayudantes, si bien el príncipe ha sido visto como ansioso por suceder a su madre, la realidad es muy distinta, pues está preocupado de no poder hacer lo suficiente sobre cosas que le preocupan, como el cuidado del medioambiente y la arquitectura.

Durante décadas, el príncipe ha apoyado a numerosas organizaciones benéficas y también ha hablado abiertamente a favor de conservar la naturaleza y la arquitectura tradicional.

Durante su conversación con Mayer, el príncipe, en la que no habló de su eventual sucesión al trono, admitió que ha sentido, "durante años", desde que puede recordar, "el querer remediar las cosas y hacerlas mejor".

"Más que cualquier otra cosa, siento que es mi deber preocuparme por todo el mundo y sus vidas en este país, tratar de alguna manera de mejorar las cosas, si puedo", afirmó Carlos.

La autora del reportaje subraya que el príncipe aceptó hablar con la revista para conversar sobre sus "esperanzas -y profundas preocupaciones- sobre el futuro".

Carlos también habló sobre su inquietud por las construcciones modernas en algunas ciudades.

"No podría soportar el aspecto físico de destruir los centros de las ciudades y lugares históricos, desenterrar todos los setos, cortar los árboles", resaltó el príncipe.

Los detalles de este reportaje salen a la luz semanas antes de que el príncipe alcance la edad de jubilación y represente a su madre en la reunión de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth), que se celebrará el mes próximo en Sri Lanka.

Además, coincide con la divulgación de una foto histórica, tomada el miércoles tras el bautizo del príncipe Jorge, hijo de los duques de Cambridge, en la que aparece Isabel II acompañada por los tres posibles futuros monarcas británicos: Carlos, Guillermo y Jorge.

La última vez que se tomó una instantánea así fue en 1894, en el bautizo del que sería Eduardo VIII, junto a su padre, el que sería después rey Jorge V; su abuelo, el futuro Eduardo VII, y su bisabuela, la reina Victoria.