• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Nelson Mandela es capaz de sentarse

Zenani Dlamini, hija del ex presidente de Suráfrica, Nelson Mandela / AFP

Zenani Dlamini, hija del ex presidente de Suráfrica, Nelson Mandela / AFP

"El expresidente de Sudáfrica se encuentra cada día más alerta". Así lo aseguró su hija menor, Zindzi Mandela, a la televisión pública sudafricana, la SABC

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El expresidente de Sudáfrica Nelson Mandela se encuentra cada día "más alerta" y es capaz de "sentarse", aseguró su hija menor, Zindzi Mandela, a la televisión pública sudafricana, la SABC.

La hija menor de Mandela, quien esta semana cumplió dos meses hospitalizado con un pronóstico que sigue siendo crítico, pese a las mejoras experimentadas en los últimos días, aseguró que su padre tiene una mayor capacidad de respuesta cada día.

"Está bien. Ahora se las arregla para sentarse, puede estar sentado en una silla durante unos minutos. Cada día está más alerta y despierto", aseguró ayer Zindzi Mandela, en declaraciones recogidas hoy en la página web de la televisión sudafricana.

"Está decidido a no irse a ninguna parte a corto plazo. La gente tiene que parar de decirle a la familia que debe dejarlo marchar; estamos viendo a un hombre que está diciendo: 'Yo no me voy a ninguna parte'", enfatizó.

El pronóstico de Mandela pasó de "grave pero estable" a "crítico" el pasado 23 de junio.

El icono de la lucha contra el régimen racista del "apartheid" pasó su 95 cumpleaños en el hospital el pasado 18 de julio, día en el que recibió homenajes y felicitaciones de cientos de miles de sudafricanos y de líderes y ciudadanos de todo el mundo.

Mandela fue elegido en 1994 primer presidente negro de Sudáfrica, tras estar 27 años encarcelado en las prisiones del régimen del "apartheid", donde contrajo los problemas pulmonares que ahora padece.

En 1993 fue galardonado con el premio Nobel de la Paz junto al último presidente del "apartheid", Frederik de Klerk, por la apuesta de ambos por la reconciliación y la convivencia, como elementos con los que finalizar el régimen racista que imperó en Suráfrica durante casi cinco décadas.