• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Negociaciones sirias de paz se reanudan con intercambio de acusaciones

El mediador en el proceso de paz sirio, Lajdar Brahimi / EFE

El mediador en el proceso de paz sirio, Lajdar Brahimi / EFE

La primera reunión del día fue entre el mediador en este proceso, Lajdar Brahimi, y la delegación opositora, que apenas salió acusó al Gobierno de hacerle perder el tiempo y de haber sido el único responsable de la violación de la tregua humanitaria del fin de semana en Homs

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las negociaciones sirias de paz se reanudaron hoy, después de nueve días de receso, con las delegaciones del Gobierno y de la oposición acusándose de falta de voluntad de llegar a un arreglo, mientras que una nueva evacuación de civiles en Homs reavivó las esperanzas de progresos humanitarios.

La primera reunión del día fue entre el mediador en este proceso, Lajdar Brahimi, y la delegación opositora, que apenas salió acusó al Gobierno de hacerle perder el tiempo y de haber sido el único responsable de la violación de la tregua humanitaria del fin de semana en Homs.

La respuesta no se hizo esperar de la delegación del régimen, que a su salida de una reunión posterior con el mediador devolvió a la oposición exactamente las mismas acusaciones.

Una clara señal de que no había nada positivo que decir de las reuniones de hoy fue que Brahimi canceló una conferencia de prensa que estaba anunciada y que mantenía su rutina de comparecencia públicas diarias de la primera ronda negociadora.

La matraca de recriminaciones mutuas anticipa que las dificultades se agudizarán en los próximos días.

Esto explica que hoy Brahimi haya decidido iniciar reuniones individuales con cada delegación, tomarles el pulso por separado y calibrar si están dispuestas a alguna rápida concesión para fijar la agenda de las negociaciones.

Al menos de cara al público, tanto oposición como Gobierno mantuvieron hoy sus posiciones iniciales respecto a los temas que deben recibir prioridad, una cuestión sobre la cual divergen completamente.

La primera exige que se hable primero de la formación de un órgano de Gobierno temporal que dirija la transición política en Siria, mientras que la delegación del régimen del presidente Bachar Al Asad dice que el primer punto debe ser el cese de la violencia de los grupos armados, que considera en su conjunto como "terroristas".

Ambos son dos de los tres puntos de la agenda que les planteó hoy Brahimi y a los que éste agregó las cuestiones humanitarias, según dijeron fuentes opositoras.

Además de tener como objetivo central la salida de Al Asad del poder, la aceptación por parte de la delegación opositora de empezar a negociar un alto a la violencia armada en Siria pondría de manifiesto su mayor debilidad: su falta de autoridad y control sobre los grupos combatientes en el terreno.

Tras numerosos rumores de que la delegación de la oposición -representada en este proceso de paz por la Coalición Nacional Siria (CNFROS)- se había ampliado e incorporaba esta vez a representantes de distintos grupos rebeldes, un portavoz opositor confirmó a Efe que la única entidad armada representada es el Ejército Libre Sirio (ELS).

La novedad es que, en lugar de tener un sólo representante, ahora tiene cuatro de diferentes brigadas.

Ellos no participan necesariamente en las reuniones con Brahimi, sino que forman un "equipo de apoyo" que es convocado cuando el tema lo requiere, aclaró a Mohamed Alakam, portavoz de la Coalición.

Consciente de lo complicado que será llegar a un resultado concreto al cabo de esta ronda, planificada para una semana, el equipo de Brahimi confirmó hoy que éste ha convocado a los "número dos" de la diplomacia de Estados Unidos y Rusia para impulsar las negociaciones.

Washington y Moscú lanzaron este proceso diplomático al adoptar, en junio de 2012, el llamado "Comunicado de Ginebra", que ahora sirve de hoja de ruta de este proceso.

Las tres partes se reunirán el próximo viernes en Ginebra y, según Alakam, se está evaluando la conveniencia de incorporar a esa reunión a las delegaciones gubernamental y de la oposición.