El niño tiene 16 dedos en sus pies y 15 más entre las dos manos, una anomalía heredada de su madre, que también tiene polidactilismo y que se habría visto sorprendida porque su hijo haya heredado esta enfermedad, reseñó Globovision.

Uno de los problemas de este niño es que, pese a tener tantos dedos y dos palmas, no tiene pulgares en las manos, una de las señales de identidad de esta patología.

En total, sus padres tendrán que recaudar entre 9.200 y 46.000 euros, que es la cantidad que cuesta la operación, con la que se podrían eliminar los apéndices sobrantes pero que no se podrá realizar hasta que el niño crezca y pueda someterse a la anestesia.