• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mursi advierte a Etiopía de que no permitirá una pérdida de su cuota del Nilo

Mohamed Mursi, presidente de Egipto / EFE

Mohamed Mursi, presidente de Egipto / EFE

El mandatario hizo hincapié en que todas las opciones están abiertas sobre la construcción de la presa Renacimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, advirtió a Etiopía de que Egipto no va a permitir que se perjudique su cuota de agua del río Nilo, en alusión al proyecto etíope de construir una presa.

Durante una conferencia con representantes de las fuerzas políticas egipcias sobre este asunto, Mursi subrayó que "el pueblo egipcio es paciente ante todo menos con las amenazas a sus fronteras, su seguridad y su dignidad".

"Somos mensajeros de paz y no de guerra, pero no vamos a permitir que nuestros recursos hídricos sean amenazados", agregó en un discurso plagado de amenazas veladas pero en el que calificó a Etiopía de "país amigo".

El mandatario hizo hincapié en que todas las opciones están abiertas sobre la construcción de la presa Renacimiento, que -dijo- es un problema que viene de largo.

"Está confundido el que imagina que Egipto puede estar ocupado con los problemas que enfrenta la revolución y sus dificultades económicas y no proteger sus fronteras y su agua", añadió.

Mursi criticó los estudios facilitados por Etiopía a la comisión que analiza la viabilidad de la presa y sus efectos en los otros países, y apuntó que los técnicos egipcios detectaron que si se construye como esta previsto Egipto se verá perjudicado.

"Las relaciones con los países de la cuenca del Nilo se basan en un principio fundamental que es no impedir proyectos de desarrollo pero a condición de que estos no sean dañinos a los derechos jurídicos sobre el agua de Egipto o de otro estado", afirmó.

Ante esta situación, que Mursi calificó de "gran desafío", instó a la reconciliación nacional y al entendimiento con las distintas fuerzas políticas de Egipto.

El Gobierno egipcio ha expresado en varias ocasiones su inquietud por la posibilidad de perder recursos hídricos, después de que Etiopía anunciase este mes que ha comenzado a desviar el cauce del Nilo dentro de las obras de la presa del Renacimiento para generar electricidad.

El primer ministro egipcio, Hisham Qandil, consideró hoy que el agua del Nilo "es una cuestión de vida o muerte" para su país y calificó de "medida unilateral" la decisión de Etiopía de construir una presa en ese río.

El Cairo siempre se ha negado a firmar cualquier pacto que ponga en peligro lo que denomina su "derecho histórico" al agua del río, que tiene 6.670 kilómetros de longitud y otros diez estados en su cuenca: Sudán, Sudán del Sur, Kenia, Uganda, Ruanda, Tanzania, Congo, Burundi, Eritrea y Etiopía.

La postura egipcia se basa en los acuerdos conseguidos durante la primera mitad del siglo pasado, cuando Egipto y el Reino Unido firmaron un pacto en 1929 que concedía al país árabe la mayoría de los 84.000 millones de metros cúbicos que llegan anualmente a la parte baja del río.

En 1956, Sudán se independizó del Reino Unido y tres años más tarde negoció un nuevo pacto con su vecino del norte que asignaba 55.500 millones de metros cúbicos a Egipto al año y 18.500 millones a los sudaneses.