• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Murieron 141 personas en ataque a escuela en Pakistán

Nawaz Sharif, primer ministro de Pakistán, tildó de “tragedia nacional” el ataque y aseguró que “la pérdida de niños inocentes es la pérdida de una nación” | Foto: Perú21

Nawaz Sharif, primer ministro de Pakistán, tildó de “tragedia nacional” el ataque y aseguró que “la pérdida de niños inocentes es la pérdida de una nación” | Foto: Perú21

El grupo Tehrik-e-Taliban Pakistan se atribuyó el  hecho

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un ataque talibán a una escuela de Pakistán que causó la muerte a 148 personas, en su mayoría niños, y 131 heridas, provocó una enérgica condena internacional.

Los terroristas vestidos con uniformes del Ejército entraron antes del mediodía a la institución donde estudian niños de primaria y secundaria, tras explotar un auto y crear una distracción en las inmediaciones del lugar, en Peshawar, en el noroeste del país.

El portavoz de la Policía, Seid Wali, informó que los atacantes abrieron fuego y lanzaron granadas contra niños y profesores, mientras iban de clase en clase disparando.

“Estábamos en una clase cuando escuchamos disparos. El sonido de los tiros se acercaba hasta que la puerta se abrió de golpe y dos personas comenzaron a disparar indiscriminadamente”, contó uno de los alumnos, un adolescente de 14 años de edad, al diario The Express Tribune.

El Ejército paquistaní lanzó una operación para liberar la escuela, que se vio dificultada debido a los explosivos colocados por los atacantes en el interior, hasta que, cerca de las 6:20 pm, hora local, logró dar de baja a los siete insurgentes que quedaban atrincherados.

El director general de la oficina de relaciones públicas del Ejército, Asim Bajwal, declaró que 132 estudiantes y 9 empleados del colegio murieron.

El Ejército consiguió liberar a 960 personas del interior del centro educativo, al que los atacantes entraron por la parte de atrás con numerosas armas y chalecos con explosivos.

En las afueras del colegio se observaron fuertes muestras de dolor. “Mi hijo estaba vestido de uniforme esta mañana. Ahora está en un ataúd”, se lamentó su padre, Tahir Ali, cuando llegó al hospital a recoger el cuerpo de su hijo Abdulá, de 14 años. “Mi hijo era mi sueño. Mataron a mi sueño”.

El grupo Tehrik-e-Taliban Pakistán se atribuyó el ataque y lo justificó con las muertes de sus familiares.

Repudio.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el  ataque y destacó la cobardía que supone atacar a niños indefensos en sus clases.

“Los corazones del mundo están con los padres y las familias que han perdido a sus seres queridos en el horrible ataque en una escuela de Peshwar”, expresó Ban al comienzo de una intervención ante el Consejo de Seguridad.

El diplomático repudió el acto: “Ninguna causa puede justificar una brutalidad semejante. Atacar a niños indefensos mientras estudian es un acto de horror y de cobardía repugnante”.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, manifestó que el ataque es una crisis nacional y los culpables no serán perdonados. Anunció tres días de luto nacional. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó de atroz el ataque y reiteró su compromiso con la lucha contra el terrorismo y el extremismo.

Dirigentes de países vecinos como la India, Narendra Modi, y Afganistán, Ashraf Gani, condenaron la masacre. La paquistaní Malala Yousafzai, que en 2012 estuvo a punto de morir por el ataque de un talibán y el indio Kailash Satyarthi, ganadores este año del Premio Nobel de la Paz, se sumaron a las condenas.
 
Otros ataques

La explosión de 2 vehículos cargados con explosivos mató a 25 personas en Yemen, entre ellas 15 niñas. Los autos estallaron en la ciudad de Rada, en el sur de la capital Saná. La primera detonación ocurrió al paso del autobús escolar donde iban las pequeñas y la segunda fue cerca de una concentración de combatientes chiítas

En Siria casi 200 soldados y yihadistas murieron en 24 horas en la toma de 2 bases militares del brazo sirio de Al Qaeda, el Frente al Nusra, en la provincia de Idleb, en el noroeste del país. Por lo menos 120 soldados al servicio del gobernante Bashar al Assad fueron hechos prisioneros por los radicales sunitas