• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mujica: El único que da un ultimátum es Dios

El presidente de Uruguay, José Mujica / EFE

El presidente de Uruguay, José Mujica / EFE

El Presidente uruguayo dio estas declaraciones en relación al plazo de dos días dado por el canciller argentino para que Uruguay regrese a las negociaciones por la planta UPM

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente uruguayo, José Mujica, se refirió este jueves lacónicamente al plazo de dos días dado por el canciller argentino, Héctor Timerman, para que Uruguay regrese a las negociaciones por la planta de celulosa UPM.

"El único que da un ultimátum es Dios", dijo el veterano exguerrillero tupamaro de 78 años.

Esas fueron las únicas palabras que pronunció sobre el conflicto con Argentina por la planta papelera, que se ha reavivado debido a que autorizó un aumento de la producción.

Mujica ha ordenado a su Gobierno guardar silencio sobre el pedido argentino de suspender la autorización para el incremento de la producción y reanudar el diálogo bilateral hasta que el canciller Luis Almagro regrese de un viaje oficial a Japón.

"En este momento no se va a habla del tema. Y el presidente pidió silencio. Así que en la medida en que el canciller no está, no se va a responder a los dichos del canciller argentino, Héctor Timerman", dijeron a Efe fuentes de la cancillería.

Timerman pidió el miércoles al Ejecutivo de Mujica que "retrotraiga su decisión" sobre el aumento de la producción de UPM (ex Botnia) y "vuelva a la mesa de diálogo" y dio un plazo de "un par de días" antes de llevar el asunto a la Corte Internacional de La Haya.

El pasado día 2 de octubre Mujica anunció que autorizaba unilateralmente el incremento de producción de la papelera en unas 100.000 toneladas, la mitad de lo que había solicitado y bajo la condición de implementar nuevas medidas de protección medioambiental.

Eso desató las iras del Gobierno argentino y los ambientalistas de la ciudad de Gualeguaychú, ubicada al otro lado del río Uruguay, quienes se oponen radicalmente a la planta.

La instalación de UPM en 2005 fue motivo del peor conflicto bilateral en décadas por el bloqueo que los vecinos de Gualeguaychú mantuvieron durante varios años en el principal puente fronterizo que une ambos países sobre el río Uruguay.

Por este conflicto, Argentina recurrió ya en 2006 a la Corte de La Haya, que en 2010 determinó que la planta no contaminaba pero que Uruguay no había informado debidamente a Argentina sobre los detalles de la construcción.

El fallo ordenó, además, crear una comisión conjunta que para vigilar y controlar la contaminación en el entorno de UPM.