• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Muerte de otro joven negro genera nuevos disturbios en EE UU

Los funcionarios policiales reforzaron la seguridad / AP

Los funcionarios policiales reforzaron la seguridad / AP

Vonderrit Myers Jr, de 18 años de edad, fue asesinado el miércoles por un funcionario policial fuera de servicio. Sus familiares realizaron una vigilia anoche en su memoria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ciudad de San Luis, Misuri, donde hace dos meses se vivieron intensas protestas raciales, registró esta madrugada enfrentamientos entre la Policía y manifestantes por la muerte de otro joven negro.

De acuerdo con medios locales, los disturbios se produjeron después de que el miércoles un funcionario de Policía fuera de servicio mató a un joven afroamericano de 18 años de edad, identificado como Vonderrit Myers Jr. El suceso recordó la muerte de otro joven de 18 años de edad, Michael Brown, por parte de un agente blanco cuando iba desarmado en la cercana localidad de Ferguson.

Aproximadamente 200 manifestantes se congregaron el jueves por la noche, por segundo día consecutivo, en protesta por la muerte de Myers, cantando las consignas "No olvidaremos" y "Manos arriba, no disparen".

El jefe de Policía, Sam Dotson, informó que el agente fuera de servicio persiguió al desconocido y, después de un altercado, el sospechoso sacó un arma y disparó tres veces hasta que se le encasquilló la pistola. El policía entonces abrió fuego e hizo 17 disparos que hirieron mortalmente a Myers.

El joven afroamericano, según documentos del tribunal de Misuri, había sido convocado a presentarse a una audiencia en noviembre, por cargos presuntamente relacionados con el "uso de armas y resistirse a un arresto".

Al parecer, el joven fue imputado por "una persecución por parte de la Policía por exceder los límites de velocidad permitidos y una colisión posterior".

De acuerdo con las fuentes judiciales, tras el accidente de tránsito, Myers, que iba como pasajero, salió corriendo con una pistola y la arrojó en las alcantarillas, de donde fue recogida por la Policía.

Los familiares del joven realizaron una vigilia anoche en su memoria. Su madre, Syreeta Myers, aseguró a los medios que su hijo no iba armado: “Llevaba un sándwich en la mano cuando le dispararon, y no una pistola”.

"La Policía miente. Mintieron también acerca de Michel Brown", agregó.

Como era la tónica en las marchas por la muerte de Michael Brown, lo que comenzó siendo una protesta pacífica sin intervención de las fuerzas de seguridad, terminó con el lanzamiento de gases pimienta y detenciones.