• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Muerte a lo bonzo de otro tibetano eleva a 77 los fallecidos así desde 2009

Una tibetana en el exilio protesta en India en apoyo a la situación del Tíbet / AP

Una tibetana en el exilio protesta en India en apoyo a la situación del Tíbet / AP

De acuerdo a las declaraciones de testigos, Lobsang comenzó a gritar eslóganes por la liberación de la región del Tíbet al mismo tiempo que se quemó a lo bonzo, y anduvo hasta una intersección donde cayó desplomado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un tibetano de 29 años murió al quemarse a lo bonzo en la provincia de Qinghai, en el oeste de China, para denunciar la "ocupación del Tíbet", con lo que el número de fallecidos en protestas de este tipo se eleva a al menos 77 desde el año 2009, informó hoy la agencia tibetana Phayul.

En tres años ha habido 92 protestas de este tipo, 30 de ellas en el último mes, en las que han muerto al menos una veintena de personas, aunque las cifras exactas de fallecidos son difíciles de verificar pues muchos heridos quedan bajo control de las autoridades chinas, que no ofrecen información.

El joven fallecido hoy, llamado Lobsang Gendun, se inmoló a primera hora de la mañana de ayer clamando por la independencia de la región y en denuncia de la opresión de las autoridades comunistas.

Un tibetano con contactos en la región confirmó a Phayul que Lobsang era un monje de un monasterio de la citada provincia.

De acuerdo a las declaraciones de testigos, Lobsang comenzó a gritar eslóganes por la liberación de la región del Tíbet al mismo tiempo que se quemó a lo bonzo, y anduvo hasta una intersección donde cayó desplomado.

Tras la inmolación, se produjo un enfrentamiento entre las autoridades chinas y diversos tibetanos, cuando los primeros intentaron "confiscar" el cuerpo de Lobsang, indica Phayul.

Según los testimonios recogidos por la agencia, las autoridades chinas llegaron al lugar de los hechos poco después de que Lobsang decidiera prenderse fuego y, al intentar recoger su cuerpo sin vida, algunos tibetanos se enfrentaron a ellos para quedarse con el fallecido.

Éstos llevaron el cadáver hasta su monasterio, donde se cree que le han dejado.

De acuerdo con Phayul, el Gobierno chino ha aumentado la seguridad en la citada región.

Lobsang tenía 11 hermanos y le han sobrevivido sus dos padres.

La muerte de Lobsang sucede un día después de que otro joven tibetano, Sungdue Kyab, se prendiera fuego en la provincia de Gansu, en el oeste de China, el domingo, si bien se desconoce si continúa o no con vida.

El número de protestas suicidas en el Tíbet o regiones chinas habitadas por tibetanos se han disparado desde principios de noviembre y en coincidencia con la apertura del XVIII Congreso del Partido Comunista (PCCh) de China, el día 8 del pasado mes.

La escalada de estas protestas por la liberación del Tíbet, contra la opresión comunista y en favor del regreso del exiliado líder espiritual, el Dalai Lama, ha provocado que la comunidad internacional pida a Pekín que escuche las demandas.

Free Tibet y otras organizaciones en el exilio exigen a Pekín que atienda las reivindicaciones de los tibetanos para frenar la ola de inmolaciones, mientras que el régimen comunista acusa al Dalai Lama -a quien la semana pasada se le negó visado de entrada en Taiwán- de alentar estas protestas con fines de políticos.

China considera al Tíbet parte del país desde hace siglos, por uniones dinásticas y conquistas en la época imperial, si bien para los tibetanos en el exilio el "Techo del Mundo" era virtualmente independiente hasta que fue ocupado por el Ejército comunista a principios de la década de los 50 del siglo pasado.