• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Muere negociador de las FARC tras bombardeo militar

Jairo Martínez se incorporó al equipo de paz de las FARC en Cuba en febrero de 2014 | Foto: EFE

Jairo Martínez se incorporó al equipo de paz de las FARC en Cuba en febrero de 2014 | Foto: EFE

El grupo guerrillero denunció que el ataque del 21 de mayo se ejecutó con un uso excesivo de la fuerza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las FARC informaron hoy que Jairo Martínez, uno de los miembros de su Delegación de Paz, fue uno de los guerrilleros fallecidos el pasado 21 de mayo en el bombardeo militar llevado a cabo en una zona rural de Guapi, en el suroeste de Colombia.

"En medio del luto que nos embarga, informamos al país y al mundo que el compañero Jairo Martínez, integrante de la Delegación de Paz de las FARC en La Habana, quien estaba en misión de pedagogía de paz en dicho frente, se encuentra entre los guerrilleros asesinados", dijo el equipo negociador del grupo insurgente en una declaración en la capital cubana.

Según el gobierno colombiano, en el bombardeo murieron 26 personas, pero las FARC insisten en que son 27.

El grupo guerrillero confirmó que el comandante de su frente 18 y miembro de su Estado Mayor Central, Román Ruiz (alias de "Alfredo Alarcón Machado") fue asesinado en otra acción del ejército el pasado 25 de mayo en la región del Chocó (oeste), según la declaración leída ante los medios por el negociador guerrillero "Pastor Alape", alias de Félix Antonio Muñoz Lascarro.

Jairo Martínez se incorporó al equipo de paz de las FARC en Cuba en febrero de 2014, junto a los también guerrilleros Fabián Ramírez y Fidel Rondón.

Según explicaron hoy a Efe fuentes de la delegación de paz de las FARC, Martínez estuvo unos ocho meses en La Habana y luego fue enviado de nuevo a Colombia en esa "misión de pedagogía de paz".

Las FARC denunciaron este miércoles que el bombardeo militar del 21 de mayo se ejecutó "con uso excesivo de la fuerza", "fue una masacre" y, "según testimonio de los sobrevivientes, varios heridos fueron rematados con tiros de gracia por la tropa oficial cuando reclamaban auxilio".

La guerrilla pide que los cadáveres de esos ataques sean inspeccionados por forenses nacionales e internacionales bajo la supervisión del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) para que los colombianos puedan acceder a "un informe confiable en torno a las circunstancias de su muerte".