• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

"Muchas cosas que cuestionaba Mafalda siguen sin resolverse"

Un hombre visita una exhibición de Mafalda, en Francia / AFP

Un hombre visita una exhibición de Mafalda, en Francia / AFP

"Quino”, creador de Mafalda,  es homenajeado en el  Festival Internacional del Cómic de Angulema

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Mafalda cumple cincuenta años de viñetas inconformistas, aniversario que celebra el Festival Internacional del Cómic de Angulema, su espíritu rebelde cobra más vigencia que nunca en un mundo convulso, porque "muchas de las cosas que ella cuestionaba todavía siguen sin resolverse".

Es la síntesis del dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado, "Quino", que dio vida al célebre personaje entre 1964 y 1973 y que cinco décadas después recibe en el oeste de Francia el homenaje de la muestra europea más importante del cómic.

"A veces me sorprende cómo algunas de esas tiras dibujadas hace más de cuarenta años todavía pueden aplicarse a cuestiones de hoy", explica a Efe, por correo electrónico y desde Madrid, Quino, de 81 años, que declinó la invitación para asistir al festival del noveno arte por motivos de salud.


Mundo Quino
En esa apacible ciudad que emerge entre los meandros del río Charente y que cada año recibe a cerca de 200.000 ilustradores, guionistas, editores y apasionados de las historietas, los organizadores del festival han reconstruido el apartamento en el que vivía Mafalda.

Y también han levantado el aula en la que Mafalda arrojaba su punzante sinceridad o el almacén del bruto de Manolito, uno de los inseparables compadres de la pequeña del lazo, junto con Felipe, Susanita, Miguelito, Libertad o Guille.

Junto a esa recreación del mundo inventado por Quino, reflejo de la clase media progresista de la Argentina de los años sesenta, la muestra ha reunido tiras originales, reproducciones y material que sirvió de inspiración al dibujante de esa célebre niña de seis años con un lazo en la cabeza a la que no le gusta la sopa.

"Significa ver mi propia obra desarrollada desde que se publicó mi primer trabajo hasta el día de hoy, y me sorprende ver que muchísima, por no decir toda, la temática sigue muy vigente y es muy entendible hoy cualquier material que haya dibujado hace cincuenta o sesenta años", explica el ilustrador.

Problemas sin resolverse
Mafalda fue un "paréntesis" de una década en los sesenta años de profesión que atesora Quino, que jamás dejó "de hacer ese tipo de páginas donde yo hablaba del monetarismo y la indiferencia frente a dramas sociales, con el agravante de que en temas de la humanidad, como dije antes, la situación no cambia", recuerda.

Por eso no es extraño que esa niña idealista y sincera, la cual contrastaba sus inquietudes con un mundo adulto que no le ofrecía respuestas satisfactorias, siga en plena forma en el siglo XXI.

Y, aunque Mafalda es solo una historieta, insiste su creador, deja traslucir matices de la personalidad de quien le dio vida, que se define como "un pesimista" con la ilusión de que sus trabajos sirvan "para cambiar algo".

La obra del maestro argentino de los lápices no estará sola en Angulema, donde el cómic "Macanudo, tomo 4", de Liniers (editado por La Pastéque), intentará llevarse el premio al mejor álbum de 2013 en esta 41 edición, que se clausurará el próximo domingo.

Además, Argentina contará con una caseta consagrada a sus autores y arropada por la Fundación ExportAr de la Dirección General de Asuntos Culturales de la Cancillería y por la Embajada de Argentina en Francia.