• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mubarak dice que Al Sisi es el candidato más adecuado para la Presidencia

El expresidente, Hosni Mubarak / AFP

El expresidente, Hosni Mubarak / AFP

El depuesto presidente egipcio considera que el exministro de Defensa es en la actualidad la única figura en la arena política del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El depuesto presidente egipcio Hosni Mubarak considera que el exministro de Defensa Abdelfatah al Sisi es "el candidato más adecuado" en las próximas elecciones presidenciales, publicó hoy el diario Al Masri al Yum.

"El pueblo ha dicho su palabra, por lo que (Al Sisi) ya ha sido elegido", dijo Mubarak desde el hospital militar de El Cairo en el que está ingresado, según las declaraciones hechas al periódico por su secretario privado, identificado como general Ibrahim.

Para el exmandatario, Al Sisi es en la actualidad la única figura en la arena política de Egipto, que celebrará comicios presidenciales a finales de mayo.

Sobre el rival de Al Sisi a la Presidencia, el dirigente de la izquierdista Corriente Popular, Hamdin Sabahi, Mubarak afirmó que "no sirve para presidente".

Señaló que tiene derecho a presentarse a los comicios, pero sin aprovecharse del nombre del fallecido presidente Gamal Abdel Naser, en alusión a que Sabahi se promociona como su heredero.

Preguntado por sus eventuales intenciones a concurrir a las presidenciales, Mubarak rechazó tajantemente esta posibilidad.

"Yo ya me cansé de afrontar responsabilidades, permanecí luchando durante 30 años de mi vida en el Ejército, y goberné como pude 30 años el país, mi protagonismo ha terminado", concluyó.

Mubarak, que asumió la Presidencia en 1981, fue depuesto en febrero de 2011 por una revolución que comenzó el 25 de enero de ese año, y afronta varios juicios por su supuesta implicación en el asesinato de manifestantes y casos de corrupción.

La elección de un nuevo jefe de Estado es uno de los pasos incluidos en la hoja de ruta trazada por los militares en julio pasado, tras la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi.