• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Morales indultó a los presos con una sentencia mínima de ocho años

El presidente de Bolivia, Evo Morales / AFP

El presidente de Bolivia, Evo Morales / AFP

"He decidido acudiendo a las atribuciones constitucionales que tengo como presidente y por razones de carácter humanitario, conceder indulto o amnistía a las personas privadas de libertad que hubieran cometido delitos menores y por retardación de justicia", dijo el mandatario boliviano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente Evo Morales indultó el miércoles a los presos con una sentencia mínima de ocho años y a los detenidos preventivamente con procesos pendientes desde hace cuatro años, lo que beneficiará a unos 2.000 detenidos.

"He decidido acudiendo a las atribuciones constitucionales que tengo como presidente y por razones de carácter humanitario, conceder indulto o amnistía a las personas privadas de libertad que hubieran cometido delitos menores y por retardación de justicia", dijo el mandatario boliviano después de dar a conocer el decreto en el palacio de gobierno.

Es el segundo decreto de indulto en menos de un año: en diciembre el gobierno aprobó una ley de indulto para presos para beneficiar a unos 1.600 reos.

Morales indicó que los beneficiarios del indulto serán quienes tengan una sentencia igual o menor a ocho años por la comisión de delitos menores; adultos mayores, adolescentes, imputados y jóvenes de hasta 25 años; los internos con enfermedades graves, discapacidad y padres de familia que tengan a su cargo hijos menores de 12 años en los centros penitenciarios.

"Quedan excluidas de esos beneficios personas condenadas o procesadas por delitos de asesinato; violación a niño, niña o adolecente; traición a la patria; espionaje; secuestro, trata y tráfico de personas; terrorismo separatismo y extorsión", explicó el mandatario.

Morales dijo que con los indultos espera evitar problemas en las cárceles bolivianas después de la reyerta del mes pasado en la prisión de Palmasola, a unos 490 kilómetros al este de La Paz, que dejó 35 muertos, entre ellos un niño.