• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Monti se reunirá con el jefe de Estado italiano tras las últimas tensiones

El primer ministro italiano Mario Monti / AFP

El primer ministro italiano Mario Monti / AFP

En primer lugar, se tendrá que aprobar la llamada en Italia "Ley de Estabilidad", con los Presupuestos para el próximo año, y otras serie de medidas consideradas "indispensables"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, se reunirá hoy con el jefe de Estado, Giorgio Napolitano, para analizar la situación política que se ha creado después de que el partido de Silvio Berlusconi, el PDL, retirase el apoyo al Ejecutivo.

La reunión de Monti con Napolitano se produce después de que ayer el presidente de la República mantuviese consultas informales con los líderes de las principales formaciones políticas del país.

Según los medios de comunicación, estas reuniones han servido para concordar un "pacífico" final de legislatura y un adelanto de las elecciones a marzo de 2013, después de las últimas tensiones que hicieron incluso pensar a una caída prematura del Gobierno de Monti.

Las tensiones comenzaron cuando el Pueblo de la Libertad (PDL), que tiene la mayoría absoluta en el Parlamento, no participó el pasado jueves en la votación de dos cuestiones de confianza planteadas por el Ejecutivo de Monti para aprobar medidas económicas.

Todo ello ocurría pocas horas después de que el mismo día el secretario general del PDL, Angelino Alfano, anunciase que Berlusconi se presentaría a las elecciones de 2013.

Alfano explicaba en la Cámara de los Diputados que su formación daba por terminado el Gobierno de Monti, pero por otra parte garantizaba que "se concluirá de forma ordenada esta legislatura, sin roturas y sin mandar a las instituciones del país al desastre".

Por el palacio del Quirinal, sede de la República italiana, pasaron ayer Alfano; el secretario general del Partido Demócrata (PD), Pierluigi Bersani; el líder de la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro (UDC), Pierfedinando Casini, y los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado.

Aunque no ha hubo declaraciones oficiales tras las reuniones, los medios de comunicación italianos explican hoy que con los partidos se ha concordado "una hoja de ruta" para acabar la legislatura sin caer en el caos.

En primer lugar, se tendrá que aprobar la llamada en Italia "Ley de Estabilidad", con los Presupuestos para el próximo año, y otras serie de medidas consideradas "indispensables" por el jefe de Estado y el Gobierno para el futuro del país como el decreto ley de Crecimiento y la ley para salvar el futuro de la acería Ilva de Taranto (sur), que da trabajo a cerca 20.000 personas.

La incógnita es sin entre las exigencias de Napolitano a los partidos se encuentra también la de cambiar la actual ley electoral, que no convence a ninguna formación, pero no consiguen llegar a un acuerdo para modificarla.

Posteriormente se procederá a la disolución del Parlamento a mediados de enero y se votará el 10 de marzo, una fecha elegida para que coincida con las elecciones regionales en Lombardia y Molise.