• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mitt Romney dice que, si fuera presidente, armaría a la oposición en Siria

El candidato republicano, Mitt Romney / AP

El candidato republicano, Mitt Romney / AP

El candidato republicano criticó lo que él describió como "política pasiva" de Obama en el conflicto de Oriente Medio, y la ausencia de una reacción más enérgica al ataque el mes pasado en Libia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El candidato republicano Mitt Romney afirmó hoy que si él fuera presidente de Estados Unidos se aseguraría de que la oposición en Siria obtuviera armas para combatir al régimen de Bachar al Asad.

Romney dijo que él colaboraría con los aliados de EE UU -a los que no nombró- para "identificar y organizar en Siria a los miembros de la oposición que compartan nuestros valores, y para asegurar que obtengan las armas que necesitan para derrotar los tanques, helicópteros y aviones de Al Asad".

"El siglo XXI puede, y debe, ser un siglo estadounidense", afirmó Romney en su discurso de 18 minutos ante centenares de cadetes en la academia de la cual se graduó George Marshall, el arquitecto de la reconstrucción europea tras la Segunda Guerra Mundial.

Asimismo, Romney criticó lo que él describió como "política pasiva" de Barack Obama en el conflicto de Oriente Medio, y la ausencia de una reacción más enérgica al ataque el mes pasado en Libia en el cual murieron el embajador de EE UU, Chris Stevens, y otros tres funcionarios estadounidenses.

Según Romney, Obama les ha fallado tanto a Israel como a los palestinos puesto que "lo que debería ser un proceso de negociación se ha convertido en una serie de acaloradas disputas en las naciones Unidas".

"En este viejo conflicto, como en cada reto que encaramos en el Oriente Medio, sólo un nuevo presidente traerá la oportunidad de empezar de nuevo. Existe en el Oriente Medio un anhelo de liderazgo estadounidense", agregó el candidato, quien no dio más detalles de su plan para la región.

"La esperanza no es una estrategia", dijo Romney. "Los ataques no fueron fortuitos, y lo que está en juego en el Oriente Medio es muy grave", añadió.

"El ataque contra nuestro consulado en Bengasi el 11 de septiembre fue, probablemente, obra de las mismas fuerzas que atacaron nuestra patria el 11 de septiembre de 2001", expresó. "No se puede culpar por este ataque a un vídeo que insultó al Islam a pesar de que el Gobierno ha tratado de convencernos de ello por tanto tiempo".

Romney indicó que "ahora el Gobierno admite que fueron ataques deliberados de terroristas que usan la violencia para imponer su oscura ideología a otros, especialmente las mujeres y las niñas, que luchan para controlar gran parte del Oriente Medio y que buscan una guerra perpetua contra Occidente".

Pasando a Irán, Romney dijo que no demoraría en "imponer nuevas sanciones y endurecer" las que ya tienen.

"Yo restableceré la presencia permanente de fuerzas de tarea con portaaviones tanto en el Mediterráneo oriental como en la región del Golfo, y trabajaré con Israel para aumentar la asistencia y la coordinación militar", añadió.

Romney no mostró muchas discrepancias con la estrategia de Obama para Afganistán, que incluyó una escalada militar en 2009 y un cronograma que pondrá fin, en 2014, a la presencia de tropas de combate estadounidenses en ese país invadido en 2001.

Aunque Romney fue misionero mormón en Francia durante su juventud, como candidato político ha reiterado el concepto de muchos conservadores en Estados Unidos según el cual los sistemas políticos de Europa, y en particular el francés, son socialistas y contrarios al "mercado libre" de estilo estadounidense.

En julio pasado durante una gira para realzar sus credenciales internacionales, Romney ofendió a los británicos con comentarios sobre la supuesta falta de preparación de Londres para los Juegos Olímpicos.

A continuación en Israel ofendió a los palestinos implicando que son culturalmente inferiores a los judíos. Tras el ataque al consulado de EE UU en Bengasi, Romney criticó prematuramente, y sobre información inadecuada, la reacción del Gobierno de Obama.

Y en el debate presidencial de Denver, Romney se las arregló para ofender a los españoles cuando nombró su país como ejemplo de intervención estatal -aunque otros países europeos tienen un porcentaje mayor de su economía en manos del Estado- y dijo que, como presidente, él no permitiría que Estados Unidos "vaya por la misma senda que España".