• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Miles de griegos van a la huelga por los recortes de gastos

Protesta en contra de las nuevas medidas de austeridad en Atenas / EFE

Protesta en contra de las nuevas medidas de austeridad en Atenas / EFE

Los paros fueron convocados por los dos principales sindicatos griegos y son los terceros en dos meses contra los recortes de gasto y las reformas que el primer ministro Antonis Samaras lleva el miércoles al Parlamento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Decenas de miles de griegos comenzaron una huelga de 48 horas el martes para protestar contra una nueva ronda de medidas de austeridad que los sindicatos creen que se cebarán con los pobres y llevarán a la alicaída economía al colapso.

Los paros fueron convocados por los dos principales sindicatos griegos y son los terceros en dos meses contra los recortes de gasto y las reformas que el primer ministro Antonis Samaras lleva el miércoles al Parlamento con el objetivo de que su aprobación desbloquee la ayuda internacional.

El transporte se vio seriamente afectado en todo el país y los colegios y oficinas gubernamentales locales permanecieron cerradas. Los hospitales estaban funcionando con personal de emergencia.

El Gobierno ha implorado a los griegos que soporten los recortes para evitar una bancarrota nacional, pero un tercio del país está sin empleo, los niveles de pobreza y suicidios están aumentando y muchos están enfadados con la clase política.

"Deberían irse al infierno y más allá", dijo Anais Metaxopoulou, pensionista de 65 años.

"Deberían preguntarme cómo me siento cuando tengo que acudir a la iglesia a mendigar comida. No haría daño a una mosca pero a alguno de ellos le decapitaría".

Atenas necesita la aprobación parlamentaria a un paquete que incluye reducir las pensiones en casi un tercio y desechar las primas por vacaciones para asegurarse de que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional les prestan más de 31.000 millones de euros en ayuda, buena parte de las cuales se usarán para apuntalar a los bancos.

La huelga coincide con la votación en el Parlamento el miércoles, cuando se espera que el Gobierno obtenga un respaldo a unos recortes y reformas laborales que el partido más pequeño de la coalición de Samaras se ha negado a apoyar.