• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Miles de niños pueden estar aislados por la violencia en Sudán del Sur

Para otros, la única opción es permanecer atrapados en el caos y la violencia que se extiende por este vasto país. En la imagen se ve a niños en un campo de la misión de la ONU en Sudán del Sur | Foto: AFP/Reuters

Niños en un campo de la misión de la ONU en Sudán del Sur | Foto: AFP/Reuters

Algunos de los niños han sido además testigos del asesinato de sus padres o del asalto y saqueo de sus casas, en medio de la escalada de la violencia que ha provocado el desplazamiento de más de 120.000 personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miles de niños han quedado probablemente separados de sus familias debido a los combates de las dos últimas semanas en Sudán del Sur, y aislados en lugares remotos sin acceso a ayuda humanitaria, según la organización Save the Children.

En un comunicado difundido en las ultimas horas, la ONG expresó su preocupación por la seguridad de esos menores, muchos de los cuales han huido a los bosques, donde viven bajo los árboles y beben agua estancada.

Algunos de los niños han sido además testigos del asesinato de sus padres o del asalto y saqueo de sus casas, en medio de la escalada de la violencia que ha provocado el desplazamiento de más de 120.000 personas.

Debido a la "caótica situación" muchas familias han terminado separadas, explicó Save the Children, que identificó solo en un complejo de la ONU en Yuba una veintena de niños solos, sin sus padres o un tutor.

La organización advirtió de que esta situación puede ser mucho más grave en zonas como el estado de Jonglei, donde los enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes han sido más violentos.

"La reciente violencia se ha extendido por la mitad del país y estamos muy preocupados por el alto número de niños vulnerables que necesitan de forma urgente nuestro apoyo, pero a los que no podemos llegar debido a los combates", lamentó la directora de Save the Children en Sudán del Sur, Fiona McSheehy.

Los planes de la ONG son identificar a los niños que están separados de sus familias y darles apoyo, acceder a las zonas aisladas una vez que la violencia remita y prestar ayuda psicológica a los menores, entre otros.

Desde el pasado 15 de diciembre, cuando se produjo un intento de golpe de Estado en Yuba del que las autoridades acusaron al exvicepresidente Riak Mashar, los combates se han extendido a otros estados como Jonglei, Alto Nilo y Unidad, causando miles de muertos.

El conflicto en Sudán del Sur, que comenzó como un pulso por el poder, está derivando en una escalada de la violencia étnica, principalmente entre las tribus Dinka y Lou Nuer, a las que pertenecen el presidente Salva Kir y Mashar, respectivamente.