• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Michel Temer cerca su residencia para evitar hostigamiento

Residencia de Michel Temer, presidente interino de Brasil | Foto: EFE

Residencia de Michel Temer, presidente interino de Brasil | Foto: EFE

La medida fue tomada para “reforzar” la seguridad de la familia del mandatario interino después de que el pasado día 22 la “Tropa de Choque”, como se conoce al batallón antidisturbios de la Policía Militar, dispersara una manifestación frente a la casa de Temer 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, cercó con vallas su residencia particular en Sao Paulo para evitar el hostigamiento a su familia de manifestantes críticos contra el Gobierno que se concentran en los alrededores de la vivienda.

La medida, según las autoridades locales, fue tomada el martes para “reforzar” la seguridad de la familia del mandatario interino después de que el pasado día 22 la “Tropa de Choque”, como se conoce al batallón antidisturbios de la Policía Militar, dispersara una manifestación frente a la casa de Temer.

El tránsito de vehículos por la calle en la que está ubicada la residencia de Temer, en el acomodado barrio de Alto do Pinheiros, también fue restringido y una parte del parque frente a la casa se cercó para evitar campamentos de manifestantes.

Una patrulla de la Policía y agentes del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia se mantienen de guardia frente a la casa, donde Temer acostumbra pasar los fines de semana, y en la que residen su hijo menor y su esposa.

La decisión de reforzar la seguridad de Temer fue avalada por el general Sergio Etchegoyen, ministro de la Secretaría de Seguridad, y por el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, amparados en una ley que faculta ese tipo de medidas en caso de necesidad de protección de un gobernante o sus familiares.

Temer ocupaba la vicepresidencia hasta el 12 de mayo, cuando asumió la Presidencia de forma interina durante 180 días, periodo en el que se definirá el futuro de la presidenta Dilma Rousseff, suspendida temporalmente para enfrentar un juicio político con fines destituyentes.

Diez días después, un grupo de manifestantes acampó frente a la residencia de Temer en Sao Paulo, pintó mensajes contra el nuevo Gobierno en casas vecinas y llegó a prender fuego en botes de basura para impedir el paso de vehículos y enfrentarse a la Policía, que usó gases lacrimógenos para contenerlos.