• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Michael Shifter: “Venezuela se puso en una posición defensiva y difícil”

Para Shifter, este es el país con más problemas de la región | Foto Archivo El Nacional

Para Shifter, este es el país con más problemas de la región | Foto Archivo El Nacional

El presidente de Diálogo Interamericano expresó que el gobierno nacional no será capaz de mantener su apoyo al mismo nivel que antes a los socios del Caribe, por lo que Estados Unidos trata de tomar ventaja de esta oportunidad 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La caída de los precios del petróleo; el estado de recesión que desde junio de 2014 sufre la economía venezolana, de acuerdo con el Banco Central de Venezuela; las relaciones entre Cuba y Estados Unidos; y las sanciones a funcionarios venezolanos son algunos de los factores que han definido una nueva imagen de Venezuela frente al mundo.

Los analistas aseguran que la crisis del país ha movilizado a los gobiernos de la región, mientras que los esfuerzos del gobierno de Venezuela se enfocan en giras internacionales y medidas económicas que entrevén un futuro incierto, de acuerdo con el presidente de Diálogo Interamericano, Michael Shifter. Para Shifter, Venezuela enfrenta una crisis económica y política que la ha llevado a una posición difícil, ante un contexto de cambios geopolíticos en el hemisferio.

—¿Qué imagen proyecta Venezuela en la región actualmente?
—En la región Venezuela es ampliamente considerado el país con más problemas. Los países vecinos están conscientes y preocupados por la profunda crisis económica del país, y también de los problemas políticos y sociales. Venezuela no es vista como un modelo de paz y estabilidad en la región., y hay una incertidumbre tremenda. Nadie sabe lo que va a suceder.

—Recientemente se realizó en Washington la Cumbre de Seguridad Energética del Caribe, en la que se plantearon opciones a las necesidades de los países en materia de petróleo, ¿cómo se está viendo a Venezuela en esta dimensión?
—Pase lo que pase con el gobierno de Maduro, especialmente con la aguda caída de los precios del petróleo, está claro que Venezuela está enfrentando una crisis económica profunda y no será capaz de mantener su apoyo al mismo nivel que antes a las naciones del Caribe. Por esto, Washington está tratando de tomar ventaja de la oportunidad que se le presenta para ayudar en mayor medida a estos países. Estados Unidos, en general, ha descuidado al Caribe en los últimos años, y hoy ve una oportunidad para acercarse de manera más productiva. Todavía no está claro qué tan lejos irá este compromiso, y qué resultados tendrá.

—¿EEUU promueve el debilitamiento de Petrocaribe?
—Estados Unidos simplemente está teniendo en cuenta una nueva realidad de la que busca tomar ventaja. No se trata de destruir Petrocaribe, que hay que reconocer que fue un ingenioso plan mientras duró. También hay que recordar que Petrocaribe fue originalmente concebida para funcionar cuando los precios del petróleo fueran altos, y no con los valores de hoy en día.

—¿Podría ser el fin de Petrocaribe?
—Sería prematuro declarar el fin de Petrocaribe, pero la organización claramente no goza de buena salud actualmente, lo que es comprensible, desde que los precios del petróleo cayeron tan dramáticamente en los últimos meses.

—En materia diplomática, ¿cuál es el papel de Venezuela ante el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos?
—El gobierno de Venezuela tuvo una pequeña oportunidad para aplaudir el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos. Después de todo, es un acontecimiento por el que toda Latinoamérica ha presionado durante muchos años. Pero la medida también ha sido desconcertante para Venezuela, y pareciera que el gobierno se sorprendió por el anuncio. En este sentido, mientras Estados Unidos está buscando establecer un diálogo con Cuba, está tomando una línea más dura contra Venezuela. Esto pone a Venezuela en una posición defensiva y difícil.

—¿Cómo valora la respuesta en la región ante la situación de Venezuela con Estados Unidos, específicamente en lo relativo a las sanciones a los funcionarios venezolanos?
—La verdad es que no ha habido muchas reacciones públicas a estas sanciones, porque los países no apoyan estas medidas. Los gobiernos no creen que las sanciones sean un instrumento efectivo y no creen que logren mucho. Probablemente tengan razón. De hecho, podrían ser contraproducentes.

—¿De qué manera podrían ser contraproducentes?
—El gobierno podría usar las sanciones para radicalizar el sentimiento nacionalista. A los venezolanos puede que no les guste su gobierno, pero tampoco están de acuerdo con medidas aplicadas por Estados Unidos. Si Washington quiere construir un apoyo y forjar una posición común sobre Venezuela con Latinoamérica, estas acciones no son la vía para lograrlo. Los vecinos de Venezuela se distanciarán aún más del enfoque de Estados Unidos. Incluso, si están descontentos con el gobierno de Maduro.

—¿Cómo se proyecta Venezuela este año?
—Todo apunta a que este será un año decisivo para Venezuela. El gobierno cree que las recientes medidas económicas anunciadas por el presidente Maduro ayudarán a mejorar la situación, pero falta por ver si lo que hagan será suficiente para corregir los profundos problemas y encarrilar el país hacia un curso más estable. Las elecciones a finales de este año también serán decisivas para medir el apoyo hacia el gobierno y una posibilidad para que la oposición ofrezca una alternativa viable. Como siempre en Venezuela, los precios del petróleo serán un factor crítico en cualquier escenario. Mientras que el rumbo que tome la situación dependerá del grado de frustración y descontento que sientan los venezolanos.

—¿Qué cree debería hacer el gobierno de Venezuela para superar esta crisis y recuperar su imagen en el concierto de naciones?
—Si el gobierno mejora la gestión de su economía, libera a sus presos políticos y se hace cargo seriamente de sus problemas de derechos humanos, la situación del país y su imagen podrían revertirse. Esto, aunque es poco probable que suceda, podría ser políticamente costoso para Maduro. Pero es la mejor forma de que el país emerja de su terrible situación. Actualmente, parece que el gobierno no tiene una idea clara de qué hacer. Probablemente las medias tintas no serán suficientes para abordar los problemas económicos fundamentales del país.

PERFIL
Michael Shifter
Presidente de Diálogo Interamericano.
Sociólogo de la Universidad de Harvard.
Profesor adjunto de Política Latinoamericana en la Universidad de Georgetown.