• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

México eleva hasta los 140 años de cárcel la pena contra los secuestradores

Las enmiendas establecen sanciones de 40 a 80 años de prisión a quien prive a otra persona de su libertad, incluso a quien cometa el llamado secuestro exprés. Anteriormente, el Código Penal Federal establecía penas de 20 a 40 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

México endureció las penas a los secuestradores al duplicar la condena de cárcel a los 80 años, y hasta los 140 años con agravantes, de acuerdo con un decreto publicado hoy en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

La Secretaría de Gobernación (Interior) indicó en el documento que las nuevas disposiciones corresponden a modificaciones hechas por el Congreso a la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en materia de Secuestro, a la Constitución y al Código Penal Federal.

Las enmiendas establecen sanciones de 40 a 80 años de prisión a quien prive a otra persona de su libertad, incluso a quien cometa el llamado secuestro exprés (de corta duración). Anteriormente, el Código Penal Federal establecía penas de 20 a 40 años.

La iniciativa incluye además agravantes para quienes secuestren a menores de 18 años, a mayores de 60 años y a mujeres embarazadas, así como en casos en los que el secuestro se lleve a cabo por dos o más individuos o con violencia. Para ellos, podrán aplicarse de 50 a 90 años de cárcel.

En caso de que el secuestrador forme parte de algún cuerpo de seguridad pública se impondrán de 50 a 100 años de reclusión, y de 80 a 140 años si la víctima pierde la vida.

No obstante, en caso de que la víctima sea liberada dentro de los tres días siguientes al secuestro y no existan circunstancias agravantes, las penas serán de entre cuatro y 12 años de prisión.

También se establecen multas económicas que van desde los 68.000 pesos (5.250 dólares) hasta los 1,6 millones de pesos (126.000 dólares).

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, el pasado año se denunciaron 1.695 secuestros en México, cifra un 20 % superior a la de 2012, aunque organizaciones no gubernamentales calculan que sólo se denuncia uno de cada 10 secuestros.