• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mexicana víctima de Germanwings sabía que iba a morir joven

Fotografía de archivo de un avión Airbus A320 de la compañía Germanwings como el que cayó hoy en Francia / Foto: EFE

Fotografía de archivo de un avión Airbus A320 de la compañía Germanwings como el que cayó en Francia | EFE

"Me voy a ir joven, mamá, por eso quiero dejar huella antes de dar el siguiente paso y que las personas que me conocieron hablen bien de mí", le decía Daniela Ayón a su madre Gladys Razo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mexicana Daniela Ayón, fallecida en el avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses la madrugada de ayer, es recordada por Gladys Razo, quien en una entrevista a Excelsior reveló detalles de la vida de su hija.

"Me voy a ir joven, mamá, por eso quiero dejar huella antes de dar el siguiente paso y que las personas que me conocieron hablen bien de mí". Decía Ayón a su madre.

El pasado 17 de marzo acababa de cumplir 36 años. Estudió comercio internacional en el Tec de Monterrey, hizo una maestría en comunicación empresarial en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, ciudad donde luego trabajaría para la transnacional Nestlé.

Su madre comentó que el viaje a Ámsterdam y Barcelona lo hizo para festejar sus 36 años. "Ella quiso pasar su cumpleaños allá".

En el último mensaje de video que Daniela envió a su madre, le dijo que su viaje a Barcelona y Ámsterdam fue extraordinario. "Estoy feliz porque vi a mi exjefa de Nestlé. Estoy contentísima".

Gladys Razo hizo un recuento de las cosas en las que creía su hija y las que la hacían feliz. "Ella le dio la vuelta al mundo dos veces. Le encantaba viajar", resaltó.

Tras conocer la noticia del accidente de su hija estuvo muy ansiosa y gracias a que sus amigas estaban ahí no se había derrumbado todavía.

"Ella decía que hay que hacer siempre lo posible, volver conocido lo desconocido y no tenerle miedo a nada", cuenta Razo.

La mamá de Daniela también dijo que cuando su hija estaba de viaje le llamaba dos veces al día y que si era de noche por la diferencia de horarios, le enviaba mensajes en video para contarle sus experiencias.

El sueño de Daniela siempre fue enseñar yoga, creó su propia empresa, Danisha Meditation Training, y se dedicó a recorrer el país dando cursos de yoga y meditaciones avaladas por la Asociación de Yoga & Meditación de India.

"Le pedían cursos y meditaciones de todas partes del país. Ya tenía agendados todos los fines de semana hasta agosto", narra su mamá.

Daniela vivía en Playa del Carmen y toda su familia había quedado de visitarla la próxima semana para pasar con ella las vacaciones de Semana Santa.

"Ahora vamos a ir a Playa del Carmen, todos, a estar con ella aunque sea en espíritu, porque Daniela era una luz, una luz muy grande que ahora nos ilumina desde arriba".