• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Merkel se consolida en los sondeos a tres meses de los comicios

Angela Merkel / Reuters

Angela Merkel / Reuters

Si los alemanes pudieran votar directamente a su canciller, 57% se decantaría por Merkel y sólo 20% por el contrincante socialdemócrata, Peer Steinbrück

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, se consolida en las encuestas como vencedora de las elecciones generales, aunque hoy, a cien días de los comicios, sigue la incertidumbre sobre el partido que le apoyaría para formar una inevitable coalición de gobierno.

Según la última encuesta publicada esta semana por el instituto demoscópico Forsa, la CDU lograría 40% de los votos, frente al pobre 24% que obtendrían el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) con su candidato Peer Steinbrück, que no consiguen remontar.

Tampoco son buenas las expectativas electorales del Partido Liberal Alemán (FDP), los socios de Merkel en el actual ejecutivo, aunque esta vez el sondeo les otorga el 5% de los sufragios mínimo que le permitiría entre en el Bundestag (cámara baja).

La actual coalición de la CDU -y su hermana bávara CSU- con el FDP podría no alcanzar una mayoría suficiente para gobernar, pero aún lo tiene más complicado la oposición, pues SPD y Los Verdes, sumados, se quedarían en un 37%.

Mientras que La Izquierda, que agrupa a disientes socialdemócratas y postcomunistas, lograría un 9% de los sufragios, formaciones que en su día acapararon portadas como los Piratas o los euroescépticos de Alternativa por Alemania (AfD) aparecen como partidos residuales, con apenas un 2%.

Ante este incierto panorama, los partidos hacen cuentas y los analistas no descartan ninguna posibilidad de gobierno: otra "gran coalición" entre cristianodemócratas y socialdemócratas como la que vivió Alemania del 2005 al 2009, un acuerdo inédito a nivel nacional entre la CDU y Los Verdes, o incluso una hipotética -y posiblemente tortuosa- coalición a tres bandas.

Conscientes de que el resultado no está cerrado, los candidatos multiplican sus apariciones públicas de cara al 22 de septiembre y Merkel ha visitado hasta en cuatro ocasiones las regiones inundadas en los últimos días antes de acordar junto a los "Länder" un plan de ayudas de 8.000 millones de euros.

La semana que viene volverá a estar en el foco de los medios de comunicación como anfitriona en Berlín del presidente estadounidense, Barack Obama, quien ha hecho hueco también en su agenda para entrevistarse con un Steinbrück en horas bajas y que esta semana despidió a su portavoz en un intento de despegar en las encuestas.

Si los alemanes pudieran votar directamente a su canciller, según el sondeo de Forsa, el 57% se decantaría por Merkel y sólo un 20% por el contrincante socialdemócrata.

A pesar de que la "gran coalición" es una de las opciones de las quinielas, los dos grandes partidos la niegan y ultiman estos días sus programas electorales, dejando claras en público sus diferencias en cuestiones sociales o económicas, como la subida de impuestos descartada de plano por Merkel y considerada inevitable por Steinbrück.

En política europea, sin embargo, sus posturas son más próximas, pese a que Steinbrück hace más énfasis en el crecimiento y Merkel apuesta por la austeridad: sus formaciones han votado siempre a favor cuando en el Bundestag se han aprobado los fondos de rescate y las distintas ayudas financieras.