• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mercosur sin acuerdo se da plazo para definir traspaso de la presidencia

Venezuela no fue invitada a la reunión informal de cancilleres realizada ayer en Montevideo, donde la ministra de Relaciones Exteriores tuvo que esperar en una sala contigua 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, desmintió a su homóloga de Venezuela, Delcy Rodríguez, y afirmó que aún no hay acuerdo sobre el traspaso de la presidencia pro témpore del Mercosur a Caracas, informó El País de Uruguay.

Minutos antes Rodríguez  había asegurado a la prensa que "la presidencia por parte de Uruguay será entregada en los próximos días a Venezuela", a lo que Nin reiteró que el bloque sigue "discutiendo" y "analizando" sus opciones, aunque la postura de su país, actual presidente pro témpore del grupo, es que Venezuela asuma la jefatura.

En rueda de prensa posterior a la reunión informal de cancilleres del Mercosur realizada ayer en Montevideo, Nin Novoa, el canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, el vicecanciller de Argentina, Carlos Foradori, y el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Cancillería de Brasil, Paulo Estivallet, indicaron que persisten las diferencias, razón por la cual los gobiernos se dieron un plazo hasta el próximo jueves para volver a debatir la situación. "Un cuarto intermedio" para realizar nuevas consultas entre los Estados miembros del bloque”, dijo el ministro uruguayo. ."Cada uno de los países está manteniendo su posición".

Brasilia quiere que se postergue hasta agosto la discusión del traspaso y su canciller, José Serra, manifestó, la semana pasada en Montevideo, preocupación por la situación en Venezuela. Asunción ha señalado reiteradamente que el gobierno de Nicolás Maduro busca silenciar al Parlamento. "Queremos que el que nos represente tenga las credenciales que exige el Tratado de Asunción", reiteró  el canciller paraguayo. 

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha sido crítico de la situación  venezolana. “El gobierno de Maduro ha violado todos los derechos humanos" y "llevado a la hambruna y al abandono a su población. Por eso necesitan un referéndum, necesitan ir a elecciones lo más rápido posible", declaró al diario español ABC. 

Encuentro informal. La reunión del Mercosur fue una cita informal convocada por Paraguay desde mayo. El gobierno del presidente Horacio Cartes opina que Venezuela no tiene las credenciales democráticas necesarias para presidir el bloque regional.

El jueves pasado el canciller Loizaga anunció que Venezuela no había sido invitada al encuentro. Sin embargo, la canciller Delcy Rodríguez se presentó en Montevideo. No participó en la reunión. Llegó hasta la sede de la Cancillería uruguaya donde tuvo que esperar en una sala contigua.

Paraguay y Brasil no quisieron reunirse con Rodríguez, versión que fue confirmada por la canciller que visiblemente molesta ironizó ante los periodistas a quienes dijo: “Tanto el canciller de Paraguay como el vicecanciller de Brasil se escondieron en el baño y "no quisieron darle la cara a Venezuela"

Rodríguez sí conversó con representantes del gobierno de Uruguay y con el vicecanciller de Argentina, a quienes expresó sus reclamos y exigencias para que su país reciba la presidencia rotatoria del Mercosur. También se reunió con representantes del partido oficialista Frente Amplio y organizaciones sindicales.

VINCULADA 
GDA El País de Uruguay 
Los próximos meses serán claves


Están las razones de conveniencia comercial. El Mercosur quiere avanzar en una negociación con la Unión Europea por la liberalización del comercio entre ambas regiones. Los próximos meses serán claves y en este sentido no parece lo más oportuno que Venezuela, que ha decidido no participar en esa negociación, quede al frente del bloque suramericano.

Con todo, si bien es un argumento muy razonable si se quiere tener éxito en esos importantes tratados, impedir que Venezuela ocupe por ello la presidencia implicaría que lo político estaría por encimade lo jurídico. Es que la conveniencia o no de tal o cual coyuntura no debe primar sobre lo pactado y es regla en el Mercosur; es decir, el respeto del orden del ejercicio de presidencias rotativas por seis meses.

Están los motivos que aducen incumplimientos parciales de Venezuela en normas del bloque regional que ella aún no ha adoptado. En esta línea de razonamiento, como Caracas no avanza en ese proceso no sería conveniente que liderara en los próximos meses el Mercosur. De nuevo, se trata de un argumento que haría primar lo político sobre lo jurídico. Si en las reglas del Mercosur no se impide a un país integrante del bloque ejercer la presidencia por seis meses porque presente un déficit en "normas, tasas cambiarias y controles cuantitativos", como lo definió el canciller brasileño, pues entonces no son de recibo estas razones para impedir que Venezuela ocupe esa presidencia.

El problema es otro y mucho más grave. Si se pretende que un proceso de unión económica y comercial regional sostenga además una cláusula democrática para los países que lo integran, como es el caso del Protocolo de Ushuaia sobre derechos humanos y respeto a la democracia del Mercosur, entonces ahí está la razón para impedir que el régimen dictatorial de Maduro ocupe la presidencia del bloque. Incluso más: allí está la razón para ir más lejos y excluir a Venezuela del Mercosur.

Para que lo jurídico se mantenga por encima de lo político hay que aplicar la cláusula democrática y, desde allí, superar la situación que llevaría a que el Mercosur esté presidido por un país que sufre una dictadura. Toda otra solución empañaría esa "imagen" del bloque que algunos actores quieren preservar con paños tibios, evitando siempre llamar a las cosas por su nombre.