• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Manifestantes pidieron la dimisión del primer ministro islandés

Fuentes locales indicaron que los protestantes lanzaron yogures y huevos contra la sede parlamentaria | Foto: EFE

Fuentes locales indicaron que los protestantes lanzaron yogures y huevos contra la sede parlamentaria | Foto: EFE

Sigmundur David Gunnlaugsson aseguró que no dejaría su cargo, a pesar de estar presuntamente implicado en transacciones en las Islas Vírgenes Británicas, reveladas en los Papeles de Panamá 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miles de personas se concentraron este lunes junto al Parlamento de la Reikiavik para exigir la dimisión del primer ministro islandés, Sigmundur David Gunnlaugsson, por las revelaciones de los "papeles de Panamá", conforme a las cuales mantuvo con su esposa una empresa en un paraíso fiscal.

Según medios locales, durante la manifestación se lanzaron yogures y huevos contra la sede parlamentaria.

Anteriormente, la oposición había formalizado la solicitud de un voto de censura, en la que se pide que se retire la confianza al político, la disolución del Parlamento y la convocatoria de nuevas elecciones.

Horas antes, Gunnlaugsson había expresado ante la televisión islandesa su determinación de seguir al frente al Gobierno y apostó por agotar la legislatura para que los electores muestren su parecer en los próximos comicios, previstos para la primavera de 2017.

Los Papeles de Panamá, difundidos por diversos medios y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), muestran que Gunnlaugsson y su esposa, Sigurlaug Pálsdóttir, eran dueños de una sociedad de Islas Vírgenes Británicas llamada Wintris, con casi 4 millones de dólares en bonos en los tres principales bancos islandeses, que se hundieron en la crisis de 2008.

Gunnlaugsson, líder del Partido Progresista, entró en el Parlamento islandés en 2009 y a finales de ese año vendió su 50% de participación en Wintris a su esposa por un dólar.

El primer ministro insistió en que en ningún momento ni él ni su mujer hicieron uso de esa firma para evitar pagar impuestos en Islandia.