• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Manifestantes lanzan cócteles molotov a Legislativo de Río de Janeiro

Protestas en Brasil / Reuters

Protestas en Brasil / Reuters

La policía, orientada a no reaccionar, se limitó a apagar con extintores de incendio una fogata encendida por los manifestantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un pequeño grupo de manifestantes atacó hoy con cócteles molotov y piedras la fachada de la sede de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro e incendió un vehículo que estaba frente a la edificación, informaron fuentes oficiales.

El grupo, en su mayoría con la cabeza cubierta, participaba de la manifestación contra la subidas de las tarifas de transporte público que se tomó hoy la principal avenida del centro de Río de Janeiro, pero se aisló de la marcha principal para dirigirse a la sede del legislativo regional, a unas tres calles.

Los manifestantes llegaron hasta las escalinatas frente al llamado Palacio Tiradentes y, con cocteles molotov y piedras, se enfrentaron con policías que habían montado un cerco para evitar la invasión de la edificación pública.

El grupo aprovechó que la policía no respondió a las provocaciones y ocupó las escalinatas, en las que fueron pintados letreros con reivindicaciones de los manifestantes y destruidos algunos ventanales.

La policía, orientada a no reaccionar, se limitó a apagar con extintores de incendio una fogata encendida por los manifestantes.

Poco antes de abandonar el local, el grupo volteó un vehículo que estaba estacionado frente al palacio legislativo y le prendió fuego.

El ataque fue aislado y pasó desapercibido para la mayoría de los cerca de 100.000 manifestantes (según versiones de prensa) que marchó hoy por la avenida Río Branco de Río de Janeiro para protestar por el alza de los pasajes de autobuses, entre otras razones.

La manifestación en Río de Janeiro fue una de las convocadas para la noche de este lunes en una veintena de ciudades brasileñas por diferentes organizaciones no gubernamentales.

Las marchas comenzaron la semana pasada en Sao Paulo e inicialmente eran exclusivamente contra el reajuste de los pasajes de autobuses, pero se fueron extendiendo por todo el país, así como los motivos de las protestas.

Los ya llamados "indignados" brasileños exigen principalmente mejores servicios públicos y mayores inversiones en educación, salud y saneamiento, así como combate a la corrupción y al despilfarro de recursos públicos, y critican los elevados gastos hechos por el Gobierno para organizar eventos deportivos como el Mundial de fútbol del próximo año.

La mayoría de los manifestantes defienden las marchas pacíficas y sin provocaciones, para evitar batallas campales con decenas de heridos y detenidos como las que se registraron el pasado jueves en Sao Paulo y el sábado en Brasilia.