• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Mañana se inicia cónclave para elegir al pontífice número 266 de la historia

Sede del Vaticano / Reuters

Sede del Vaticano / Reuters

En medio de críticas a la Iglesia, 115 cardenales deben decidir quién será el sucesor de Benedicto XVI

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La jerarquía de la Iglesia Católica comienza mañana el cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, el primer pontífice en siete siglos que renunció al cargo, consciente del desafío histórico que deberá encarar el nuevo Papa frente a la grave crisis que atraviesa la milenaria institución religiosa.
Al frente de una Iglesia sacudida por escándalos y la pérdida de credibilidad en la sociedad moderna, 115 cardenales electores, deberán escoger en un plazo relativamente corto al pontífice número 266 de la historia, mientras su predecesor, de 85 años de edad, está en la residencia papal de Castel Gandolfo.
El solemne rito de la elección será realizado en la imponente Capilla Sextina, de donde saldrá la célebre fumata o humareda blanca que anuncia al mundo la elección del Papa.
Los cónclaves del último siglo han durado un máximo de cuatro días porque el ritmo de cuatro votaciones diarias acelera el proceso.

Desafíos de la Iglesia. Al iniciar una nueva era para la Iglesia, más de 150 cardenales han abordado por casi una semana en el Vaticano los asuntos más espinosos  de la institución, que permitirán definir el perfil del próximo líder de 1.200 millones de católicos.
El nuevo Papa deberá combinar capacidades administrativas y organizativas, mantener las tradiciones y ser también políglota y carismático, además de comprometerse a reformar a fondo la curia romana, blanco de duras críticas después de los escándalos de Vatileaks, por una trama de abusos de poder, tráfico de influencias y hasta sexo.

Misas. Los cardenales se tomaron un respiro en las conversaciones que preceden al cónclave para celebrar misas dominicales en las parroquias locales.
Católicos y curiosos atestaron las iglesias, provistos de teléfonos móviles y cámaras de foto y videos. Está previsto que esta semana cientos de miles de visitantes lleguen a Roma

Preparativos. Ayer finalizaron los preparativos con la instalación en la Capilla Sixtina de la chimenea que permitirá anunciar al mundo el momento en que se haya tomado la decisión.
En el interior de la Capilla Sixtina, los trabajadores engraparon una alfombra de fieltro a un piso falso sobre el suelo de piedra. Ese piso sirve para impedir el funcionamiento de teléfonos celulares o de aparatos para escuchas telefónicas y evitar desniveles que puedan ocasionar accidentes.
En la esquina trasera de la izquierda está una estufa, una estructura de hierro fundido de un siglo de antigüedad, en la que se queman los votos para comunicarle al mundo si ya fue elegido el Papa.
Luego de años de confusión sobre si el humo era negro o blanco, el Vaticano instaló en 2005 una estufa auxiliar en la que se encienden cartuchos de fumigación. El humo de esos cartuchos se combina en la chimenea con el humo de los votos,  sube por un conducto de cobre entre los muros de la Capilla Sixtina, pasa por una ventana y sale por el techo, donde los bomberos instalaron la parte superior de la chimenea.

Bajo los frescos de Miguel Ángel
Los 115 cardenales electores, provenientes de 51 países, se encerrarán en la Capilla Sixtina para elegir al nuevo Papa, que debe obtener 77 votos.
La jornada comenzará con la  misa Pro eligendo Romano Pontifice en la basílica de San Pedro. Los cardenales desfilarán de la Capilla Paulina a la Capilla Sixtina.
En la Sixtina, bajo los frescos de Miguel Ángel, después de haber jurado mantener el silencio so pena de excomunión, el maestro de ceremonias pronuncia el Extra omnes (Fuera todos), que ordena que salgan aquellos que no tengan nada que ver con la elección.
Los purpurados tienen prohibido todo tipo de comunicación con el exterior.
El último acto del cónclave es la pregunta que hacen tres cardenales al elegido: "¿Aceptas tu elección como sumo pontífice?" A la respuesta afirmativa, seguirá otra pregunta "¿Quo nomine vis vocari?" (¿Cómo quieres ser llamado?).
Luego de ser congratulado por los cardenales, el sucesor del Papa alemán se dirigirá a una habitación donde le esperan los hábitos papales (de tres tallas) para vestirse. Suele ser llamada la “Sala de las Lágrimas” porque todos los elegidos, sin excepción, lloran allí ante la magnitud de la responsabilidad que acaban de asumir.
Se asoma al balcón de la basílica de San Pedro después de que el protodiácono pronuncie el célebre Habemus papam para ser presentado al mundo.

Los papables
Sin un favorito claro, la lista de papables incluye europeos, italianos, suramericanos, africanos y un filipino.
De los 115 príncipes de la Iglesia con derecho a votar por ser menores de 80 años, 60 son europeos (28 italianos), 19 latinoamericanos, 14 norteamericanos, 11 africanos, 10 asiáticos y 1 australiano.
En el abanico figura el brasileño Odilo Scherer, de 63 años de edad, arzobispo de Sao Paulo. También incluye al italiano Angelo Scola, arzobispo de Milán, de 72 años. Otro papable es el canadiense Marc Ouellet, ex arzobispo de Quebec, de 67 años de edad, conocido por su rigor.
El cardenal de Ghana, Peter Tuckson, de 64 años de edad, puede estar entre los elegidos, así como el argentino Leonardo Sandra, de 69 años.