• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Malí votó sin incidentes para elegir nuevo Presidente

Elecciones en Mali / AFP

Elecciones en Mali / AFP

Estas elecciones tienen como objetivo restablecer el orden constitucional interrumpido por un golpe de Estado, el 22 de marzo de 2012

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los malíes participaron numerosos este domingo sin incidente en la primera vuelta de una elección presidencial para pasar página a 18 meses de crisis política y militar que sumió el país en el caos.

En espera de los resultados provisionales y oficiales que serán publicados a más tarde el viernes, las primera sindicaciones recabadas por periodistas malienses en centros electorales de todo el país daban una ventaja clara a uno de los favoritos, Ibrahim Boubacar Keita. Estos resultados oficiosos indicaban que Keita, de 69 años, podría incluso dar la sorpresa y ganar sin necesidad de segunda vuelta.

Ibrahim Bubacar Keita, un cacique de la vida política maliense, es uno de los dos favoritos junto con Sumaila Cisse, de 63 años, exministro de Finanzas y ex presidente de la Comisión de la Unión Económica y Monetaria Oesteafricana (UEMOA).

A pesar de las amenazas de un grupo yihadista armado, el MUYAO (Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África del Oeste), la consulta transcurrió sin incidentes y estuvo marcada por una fuerte movilización, según observadores nacionales independientes.

En las ciudades del norte, Kidal, Gao y Tombuctú, región que en 2012 sufrió la violencia y ocupación de rebeldes tuareg y grupos yihadistas vinculados a Al Qaida, se desplegaron "cascos azules" de la ONU y el Ejército maliense con asistencia de los 3.200 soldados franceses que permencen en malí después de su intervención en enero contra los yihadistas.

Cerca de 6,9 millones de votantes estaban convocados a las urnas votar por uno de los 27 candidatos en liza seis meses después del inicio de la intervención militar francesa para expulsar a los yihadistas que ocupaban el norte y amenazaban con avanzar hacia el sur.

Estas elecciones tienen como objetivo restablecer el orden constitucional interrumpido por un golpe de Estado, el 22 de marzo de 2012. Dicho golpe de estado facilitó la conquista del norte del país, fronteriza con Mauritania, Argelia y Níger, por parte de grupos yihadistas, que inicialmente se aliaron con el Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA).

Azawad, un territorio árido con una superficie equivalente a las de Francia y Bélgica sumadas, está situado al norte del río Níger y comprende las regiones administrativas de Kidal, Tombuctú y Gao.

El MUYAO, uno de los grupos islamistas armados que ocuparon el norte del país, había afirmado que "los colegios electorales y otros lugares de votación para lo que llaman elecciones se convertirán en blancos de ataques".

El presidente interino del país africano, Dioncounda Traoré, quien no se presentaba, votó en Bamako y declaró que éstos eran "los mejores comicios" organizados en Malí desde que este país se independizó de Francia en 1960.

Si bien se lograron repartir un 85% de los documentos electorales, los comicios se desarrollaron en condiciones difíciles. Así, la administración central no se ha vuelto a instalar totalmente en el norte y unos 500.000 refugiados y desplazados no han regresado a sus hogares, por lo cual muchos de ellos seguramente no pudieron votar.

Varios analistas como Gilles Yabi, y el político Tiébilé Dramé, que decidió retirar su candidatura, pidieron en vano el aplazamiento de unos comicios que consideran mal preparados y cuyos resultados podrían ser "cuestionados".