• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Maduro condiciona diálogo con EE UU a derogación del decreto

Maduro insistió en que está dispuesto a dialogar con Obama | EFE

Maduro insistió en que está dispuesto a dialogar con Obama | EFE

“Yo le tiendo mi mano, presidente Obama, para que hablemos de los asuntos que tengamos que resolver”, dijo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que está dispuesto a dialogar con su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, pero puso cuatro condiciones para hacerlo, incluida la derogación del decreto que declaró al país como una amenaza para Washington y sancionó a siete funcionarios de su gobierno.

Durante su intervención en la sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas, que duró 40 minutos en vez de los 8 estipulados, Maduro afirmó que Obama cometió una agresión al promulgar el decreto y consideró que las palabras del mandatario estadounidense aclarando que Venezuela no representa una amenaza son insuficientes.

“Este decreto es muy peligroso. No es solo la sanción de siete venezolanos honorables. Todo lo que dicen sobre ellos es mentira, es falso. Este decreto se mete en la vida interna de Venezuela. Yo me encabrono cuando alguien habla de Venezuela porque yo no hablo de ningún país”, señaló Maduro.

Otra condición que puso el presidente fue que Estados Unidos respete la independencia y la soberanía de Venezuela, y señaló que las élites estadounidenses cometieron un error de origen al creer que la revolución bolivariana se acabaría con la muerte del presidente Hugo Chávez, fallecido en 2013.

Maduro también solicitó a Obama desmontar “la maquinaria de guerra” que funciona en la Embajada de Washington en Caracas y tomar medidas legales para detener la conspiración en su contra desde Miami, donde denunció que incluso se ha planificado su asesinato. “No pase a la historia como George W. Bush, apoyando el golpe de Estado contra Chávez”.

El mandatario venezolano insistió en que está dispuesto a dialogar con su colega estadounidense e incluso afirmó que le ha mandado mensajes públicos y privados durante dos años sin obtener respuesta. “Yo le tiendo mi mano, presidente Obama, para que hablemos y resolvamos los asuntos que tengamos que resolver”, señaló.

Sin marcha atrás

Otros mandatarios que participaron en la cumbre respaldaron la petición de Maduro. “Este buen momento de las relaciones hemisféricas ya no admite medidas unilaterales de aislamiento. Por ello rechazamos las sanciones contra Venezuela”, dijo la presidente de Brasil, Dilma Rousseff.

La gobernante de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, indicó que la calificación de amenaza raya en lo ridículo. “¿Cómo puede concebirse que la mayor potencia del mundo pueda considerar a Venezuela una amenaza? Es una sinrazón y una pena”, aseguró.

Sin embargo, la secretaria adjunta del Departamento de Estado para América Latina, Roberto Jacobson, descartó que Washington vaya a derogar el decreto. “Ya está en práctica y no vamos a cambiarlo”, declaró la funcionaria en una entrevista con CNN en Español.

Jacobson dijo entender que el decreto no es bien visto en la región, pero desmintió que la medida de Washington sea un preámbulo a una invasión militar o esté destinada a cambiar al gobierno de Venezuela. Aclaró que lo que representa una amenaza son “los funcionarios sancionados a través de distintas instancias como el sistema financiero”.

La diplomática agregó que Estados Unidos está interesado en tener una relación positiva con Venezuela y dispuesto a seguir dialogando con el gobierno de Maduro a pesar de las discrepancias, pero aclaró que seguirán denunciando públicamente los asuntos relacionados con derechos humanos y democracia.