• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Macri confía en alcanzar un “acuerdo razonable” con fondos especulativos

Macri durante la toma de posesión del cargo | Foto EFE

Mauricio Macri | Foto EFE

El mandatario argentino informó de que han solicitado al mediador designado por la Justicia estadounidense para que Argentina pueda superar la deuda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente argentino, Mauricio Macri, aseguró hoy que confía en alcanzar un “acuerdo razonable” con los fondos que demandaron a Argentina en EE.UU. y obtuvieron un fallo favorable para cobrar por la deuda en mora, con los cuales empezarán mañana, miércoles, unas conversaciones en Nueva York.

“Es muy importante que podamos resolver los problemas del pasado. Queremos que haya un cambio en la visión, queremos dejar de ser el país catalogado como incumplidor”, dijo Macri en una rueda de prensa en la Casa de Gobierno.

El mandatario argentino informó de que han solicitado al mediador designado por la Justicia estadounidense, Daniel Pollack, que interceda “para que Argentina tenga un acuerdo razonable” que le permita dejar atrás la deuda.

“Es algo que no nos deja crecer y que cuando esté resuelto va a traer más energía y más financiamiento”, agregó el presidente en la víspera del comienzo de las conversaciones con los fondos, para lo que viajará a Nueva York el secretario de Finanzas argentino, Luis Caputo.

Caputo mantuvo un primer encuentro el pasado diciembre con Pollack, donde se fijó para enero el comienzo de las negociaciones formales entre el nuevo Ejecutivo y los representantes de los fondos litigantes, tenedores de bonos argentinos no sujetos a las reestructuraciones que siguieron al cese de pagos argentino de 2001.

El 93 % de los acreedores de la deuda afectada por el “default” aceptó canjearla en las reestructuraciones de 2005 y 2010, planteadas por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

El juez neoyorquino Thomas Griesa dictó un fallo favorable a los litigantes, que está en firme desde mediados de 2014 y obliga a Argentina a pagarles unos 1.300 millones de dólares más intereses, a lo cual se negó el anterior Gobierno argentino.

En respuesta a esa negativa, Griesa congeló los pagos de Argentina a los tenedores de bonos reestructurados hasta que no se regularice la situación con los fondos demandantes, pues consideró que ambos tienen igual derecho a cobrar.

Como consecuencia de esta medida judicial, Argentina entró en una “suspensión de pagos selectiva”, que es actualmente la principal traba del país suramericano para acceder a los mercados internacionales de crédito.