• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Lula se sumó a campaña de descalificaciones en Brasil

Lula da Silva posó para un selfie con seguidores del Partido de los Trabajadores | Foto EFE

Lula da Silva posó para un selfie con seguidores del Partido de los Trabajadores | Foto EFE

La presidente está a dos puntos por encima del líder opositor, según encuestas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llamó  "hijito de papá" al líder opositor Aécio Neves, que el domingo disputará la Presidencia en una segunda vuelta con la actual mandataria, Dilma Rousseff, pese a pedir el fin de los ataques personales en la campaña electoral.

En un mitin de campaña en Sao Gonzalo, una de las ciudades del área metropolitana de Río de Janeiro, el exmandatario, antecesor y padrino político de la jefe de Estado, repitió el calificativo, del que el senador socialdemócrata ya se había quejado. “Aécio Neves se molestó porque yo dije que era un hijito de papá, pero él se refirió a Dilma (Rousseff) con una grosería típica de hijito de papá", dijo Lula en Sao Gonzalo, segundo mayor colegio electoral del estado de Río de Janeiro.

Aseguró que el calificativo de "ligera", con el que el senador socialdemócrata se refirió a Rousseff para acusarla de divulgar informaciones presuntamente falsas, solo lo usan las personas que tratan de manera despectiva a los empleados domésticos. "Yo soy hijo de una madre analfabeta que nunca me dejaría que llamase a una presidenta 'ligera'. Es un comportamiento de alguien que nunca trabajó, que nunca necesitó salario. Su padre era diputado (en Brasilia) y él supuestamente trabajaba (para el gabinete del parlamentario) en Río de Janeiro", agregó Lula.

El expresidente sustituyó en el mitin del Partido de los Trabajadores a Rousseff, que ayer descansó en Río de Janeiro con el objetivo de prepararse para el decisivo debate en televisión que protagonizará hoy con Neves. A solo tres días de la segunda vuelta de las presidenciales, el PT convocó a Lula, que aún goza de amplia popularidad entre los electores brasileños.

En la primera vuelta de las elecciones realizadas el 5 de octubre pasado, Rousseff fue la más votada, con 41,59 % de los sufragios, frente a 33,55% de Neves. Según los últimos sondeos, ambos candidatos están técnicamente empatados, aunque la actual jefe de Estado lleva una ventaja de entre dos y cuatro puntos porcentuales dentro del margen de error.