• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Lula anima a jóvenes y sindicalistas a luchar contra desigualdad en Sudáfrica

Luiz Inacio Lula da Silva, ex presidente de Brasíl / Ricardo Pristupluk (La Nación)

Luiz Inacio Lula da Silva, ex presidente de Brasíl / Ricardo Pristupluk (La Nación)

Afirmó que Brasil ha conseguido sacar de la pobreza a millones de personas, pero alertó de que todavía queda mucho por hacer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex presidente brasileño Luiz Inácio "Lula" da Silva se reunió hoy con una treintena de jóvenes y activistas sociales sudafricanos, así como con representantes de uno de los principales sindicatos del país, el COSATU, a quienes animó en su lucha por reducir la desigualdad en Sudáfrica.

El encuentro con los jóvenes -organizado por la Fundación Steve Biko, icono de la lucha contra el régimen racista del apartheid que murió en custodia policial- se centró en la participación de la juventud en política, así como en asuntos de la economía y la sociedad sudafricanas.

"El presidente caduca en cuatro años. La gente gobierna el país", aseguró Lula, citado por la cuenta de Twitter de la Fundación Steve Biko.

Según Lula, "no hay una parte del mundo con la participación popular en los gobiernos como la que existe en América Latina".

El ex mandatario se mostró muy crítico con la clase política durante el encuentro: "Los políticos quieren a los pobres durante la campaña electoral, pero tras los comicios olvidan sus promesas".

Lula afirmó que Brasil ha conseguido sacar de la pobreza a millones de personas, pero alertó de que todavía queda mucho por hacer, según un comunicado difundido por la Fundación Lula.

Y bromeó: "Recibí críticas absurdas porque estaba dando dinero a los jubilados y ellos lo estaban usando para comprar viagra".

Más en serio, sobre los planes de cooperación Brasil-África, apuntó que su país no llega a este continente con intención de imponer su concepto de desarrollo, sino de adaptarse a las necesidades de cada Estado.

El hijo de Steve Biko, Nkosinathi Biko, señaló que la experiencia de Lula puede servir para ordenar las prioridades en el país africano.

"Tenemos problemas parecidos. Brasil y Sudáfrica compitieron por la mayor desigualdad del mundo. Hoy, Sudáfrica está sola a la cabeza. Río de Janeiro y Ciudad del Cabo se disputaban el ser la ciudad más violenta. Río cayó al sexto lugar y ahora Ciudad del Cabo es la primera", subrayó Biko.

En su encuentro con los líderes del COSATU, Lula recordó su experiencia con los programas sociales cuando estaba al frente de Brasil.

"Las palabras clave en el éxito de la reducción de pobreza en Brasil fueron 'democracia' e 'inclusión'. Demostramos que un aumento de sueldo no genera inflación porque aumenta el consumo de los pobres, hay más comercio, las fábricas producen más y se crean más empleos", explicó.

A juicio del vicepresidente del COSATU, James Tyotyo, "gracias a Lula Brasil ya no es el país con la mayor desigualdad del mundo. Tenemos que hacer viable un 'momento Lula' en Sudáfrica".

Ayer, Lula se reunió con el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, con el que trató un asunto que considera capital: la seguridad alimentaria en África.

Mañana, viajará a Mozambique, donde permanecerá hasta el martes, cuando se trasladará a Etiopía para entrevistarse un día después con la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini-Zuma, en la sede del organismo panafricano en Adis Abeba, y el mismo miércoles emprenderá viaje a la India.

Uno de los asuntos que Lula quiere tratar en esta gira es la celebración de un congreso sobre soberanía alimentaria que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) realizará en marzo de 2013 con la Unión Africana.

Esa cita será patrocinada por el instituto que dirige Lula, quien también pedirá apoyo a los líderes de Mozambique, Etiopía y la India para esa iniciativa, con la que se busca establecer una mejor coordinación de los programas contra el hambre en África.

Lula tenía previsto hacer este viaje el año pasado, pero debió interrumpirlo debido a que le fue diagnosticado un cáncer de laringe que los médicos consideran que ha remitido totalmente.