• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Luigi Boria no fue imputado por las acusaciones de corrupción

Joe Carollo acusó a Boria por corrupción | Foto: Cortesía El Nuevo Herald

Joe Carollo acusó a Boria por corrupción | Foto: Cortesía El Nuevo Herald

El alcalde de origen venezolano de la ciudad estadounidense de Doral fue señalado como corrupto, tras alquilar una oficina de campaña por un precio por debajo del estipulado en el mercado  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de una larga investigación de la Comisión Ética estatal de Miami, no se presentaron cargos contra el alcalde de Doral, Luigi Boria, de origen venezolano. Las acusaciones contra el político surgieron porque pagó por el alquiler de una oficina de campaña un precio demasiado bajo comparado con el estipulado en el mercado.

En 2013, el entonces mandatario de Ciudad Doral, Joe Carollo, que también fue asesor y estratega voluntario en la campaña de Boria en 2012, acusó al burgomaestre de alquilar un espacio de oficina de 1480 pies cuadrados por un precio por debajo del común, y de no reportar la diferencia como contribución, reseñó El Nuevo Herald.

Boria dijo que en ningún momento había hecho algo inadecuado, y utilizó la decisión de la Fiscalía para argumentarse. Carollo aseguró que al alcalde y a otros les habían perdonado un caso de corrupción extrema. Señaló que todos los jurados de Estados Unidos lo hallaron culpable.

Entre los casos que se le conocen a Boria están que en 2012 alquiló una oficina de campaña en un centro comercial por apenas 200 dólares al mes, con electricidad y agua incluidos. En esa misma época, la agencia sin fines de lucro Goodwill Industries alquiló tres espacios de estacionamiento en el centro comercial para estacionar un tráiler, con un mensualidad de 700 dólares mensuales, más de tres veces lo que la campaña de Boria pagó por toda una oficina con todo los servicios.

Luego de que Boria fuera electo como alcalde, el propietario alquiló el mismo espacio, sin electricidad, por 3700 dólares al mes, más de 18 veces de lo que canceló el burgomaestre.

Lea más en El Nuevo Herald