• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Lugo pide que se investigue "mano negra" detrás de matanza en Curuguaty

"Sin duda, hubo autores intelectuales y materiales, que desencadenaron aquel llamado juicio político. Por eso, hoy, a tres meses y medio, de nuevo decimos que no nos convencen las verdades parciales que se dan a conocer", expresó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El expresidente paraguayo Fernando Lugo habló hoy de la existencia de una "mano negra" detrás de la matanza que le costó el cargo en junio pasado y pidió que se siga investigando el hecho, al momento de refutar las versiones de la Fiscalía.

"Hay más y mucho más para investigar sobre el hecho de Curuguaty. No fue un simple enfrentamiento entre campesinos y policías. Sería tan simple si creyéramos en eso. Creemos que hubo una mano negra, diabólica, violenta que provocó todo esto", aseveró Lugo.

El ex mandatario se hizo eco de esa manera de la conclusión de la investigación divulgada por la Fiscalía el martes último sobre la muerte de 6 policías y 11 campesinos en un enfrentamiento a tiros en una operación de desalojo de una hacienda en Curuguaty (noreste), ocurrida el 15 de junio último.

"Sin duda, hubo autores intelectuales y materiales, que desencadenaron aquel llamado juicio político. Por eso, hoy, a tres meses y medio, de nuevo decimos que no nos convencen las verdades parciales que se dan a conocer", expresó el ex mandatario en un mensaje divulgado por la página Paraguay Resiste.

Esa matanza, sin precedentes en el país, fue uno de los detonantes del juicio político al que fue sometido Lugo en el Legislativo y que derivó en su destitución el 22 de junio pasado.

Lugo fue sustituido en el cargo por el entonces vicepresidente del país, Federico Franco, como lo estable la Constitución ante ese tipo de situaciones.

"Hemos dicho y hemos afirmado que este Gobierno que se instaló después del golpe no tiene la voluntad ni el deseo de descubrir lo que pasó en Curuguaty", cuestionó el exgobernante, quien sostiene que fue víctima de un "golpe de Estado parlamentario".

"Seguiremos investigando y la verdad no nos asusta, nos alegra. Y, algún día sabremos exactamente qué ha pasado aquel fatídico 15 de junio, en esa llamada masacre de Curuguaty", remarcó.

Además de los fallecidos, un centenar de personas resultaron heridas durante el desalojo de la hacienda de Curuguaty, cuya propiedad se disputaban el recientemente fallecido empresario y político "colorado" Blas N. Riquelme y el Estado.

La Fiscalía, que en su informe final sobre los hechos ya no cuestiona que la propiedad sea de Riquelme, sostiene que los policías "cayeron en una emboscada preparada y planificada previamente por ocupantes armados" y el fiscal del caso, Jalil Rachid, descartó las versiones de la presunta actuación en el hecho de francotiradores entrenados.

La Plataforma de Estudios e Investigación de Conflictos Campesinos (PEICP), por su parte, presentó el miércoles un informe paralelo al de la Fiscalía en el que menciona que hay pruebas de audio del empleo de fusiles automáticos y que sólo esas armas disparadas por "expertos tiradores" pudieron ser las que abatieron a los policías, con "disparos certeros en la cabeza y el cuello".

Ante ese estado de cosas, los campesinos detenidos y procesados tras la masacre anunciaron que presentarán el lunes próximo una denuncia para exigir que la Fiscalía paraguaya abra nuevas líneas de investigación y no dé el caso por cerrado.