• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Londres anunció nuevas pruebas del uso de gas sarín

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron / AFP

El primer ministro perdió la semana pasada en el parlamento británico su intento de lograr una intervención militar / AFP

El Papa solicitó a los líderes del G-20 dejar de lado la fútil búsqueda de una solución militar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, aseguró que su país tiene nuevas pruebas del uso de armas químicas en el ataque ocurrido el pasado 21 de agosto contra barrios de Damasco controlados por los rebeldes que combaten al régimen de Bashar al Assad en Siria.
Cameron dijo que científicos de las instalaciones militares de Porton Down analizaron muestras tomadas en el lugar del ataque y concluyeron que habían dado positivo para el agente nervioso sarín. "Eso demuestra aún más el uso de armas químicas en ese barrio de Damasco".
La semana pasada Cameron perdió un voto en el Parlamento en su intento de que Reino Unido apoyara una intervención militar en Siria para castigar a Al Assad por el ataque químico. El primer ministro británico, sin embargo, dijo que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acertaba al seguir adelante con la iniciativa.
La Unión Europea, por su parte, exhortó a los investigadores de la Organización de Naciones Unidas a informar lo antes posible sobre el resultado de sus investigaciones del ataque con armas químicas denunciado en Siria para que la comunidad internacional decida cómo responder.
El presidente de la UE, Herman van Rompuy, dijo que el ataque del 21 de agosto fue una violación flagrante del derecho internacional y un crimen de lesa humanidad pero aclaró que es demasiado prematuro como para una respuesta militar. Insistió en una solución política y en recibir el informe de la ONU.
 
Solución política. El papa Francisco, que encabezará una vigilia por la paz en Siria, intensificó sus esfuerzos diplomáticos contra el ataque que prepara Estados Unidos al enviar una carta al presidente de Rusia, Vladimir Putin, para pedir a los líderes del G-20 –reunidos desde ayer en San Petersburgo– evitar la vía militar.
"Es lamentable que, desde el comienzo del conflicto en Siria, han predominado los intereses unilaterales. Les hago una apelación sincera para que ayuden a encontrar formas de superar las posiciones en conflicto y dejar de lado la fútil búsqueda de una solución militar", agregó.
Siria se coló en la agenda de la cumbre del G-20, que estaba destinada a debatir sobre cuestiones económicas, tras el ataque químico del 21 de agosto. Obama llegó a San Petersburgo con la intención de convencer a sus aliados de la necesidad de una intervención de castigo contra el régimen de Damasco.
Durante la primera jornada de la reunión, sin embargo, se escucharon numerosos llamamientos a una solución política. "Una clara mayoría (de los líderes) se muestra a favor de una solución del problema sirio por medios pacíficos", dijo Serguéi Ivanov, jefe de gabinete de Putin, después de la primera sesión de trabajo.
Rusia y China encabezan a quienes se oponen categóricamente a una acción militar contra Siria que no cuente con el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU y consideran que el Congreso de Estados Unidos no tiene poder para autorizar un ataque contra Damasco.
El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, reiteró la posición rusa de que las pruebas esgrimidas por Washington no son convincentes. El vocero de la cancillería china, Qin Gang, subrayó que la guerra no es una solución para Siria. "La vía política es la única posible".
La relevancia que adquirió la cumbre como último recurso para evitar un ataque de castigo contra Damasco de imprevisibles consecuencias quedó de manifiesto con el anuncio del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de que su representante especial para Siria, Lajdar Brahimi, viajaba a San Petersburgo.
"En momentos en que el mundo está centrado en la preocupación acerca del posible empleo de armas químicas en Siria, debemos empujar más fuerte para una conferencia internacional. Una solución política es la única forma de poner fin al derramamiento de sangre en Siria", dijo Ban, según un vocero.

Francia insiste en actuar
El primer ministro de Francia, Jean-Marc Ayrault, defendió ante la Asamblea Nacional una intervención militar en Siria para castigar el uso de armas químicas por parte del Gobierno de Bashar al Assad.
"El régimen sirio carga con la responsabilidad completa. No reaccionar enviaría un mensaje terrible: Las armas químicas puedes ser usadas también mañana, quizá incluso en mayores dimensiones", dijo.
El debate en el Legislativo, que culminó sin votación porque el presidente Francois Hollande tiene la facultad de ordenar la operación militar, forma parte de los pasos del mandatario en busca de apoyo en su país hacia la intervención.
También ofreció un adelanto de los desafíos que enfrentará el Gobierno del presidente Barack Obama la próxima semana, cuando el Congreso de Estados Unidos debata sobre el tema.