• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Llegan a Panamá dos funcionarios norcoreanos por el caso de barco con armas

Barco de bandera norcoreana con armamento retenido en Panamá / Reuters

Barco de bandera norcoreana con armamento retenido en Panamá / Reuters

Panamá y Corea del Norte no tienen relaciones diplomáticas, por lo que el Gobierno panameño emitió las visas para permitir la entrada de los representantes norcoreanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos funcionarios norcoreanos llegaron a Panamá para entrevistarse con los 35 marinos de su país detenidos junto al barco que tripulaban y en el que se halló un arsenal de armas de Cuba oculto bajo toneladas de azúcar con destino a Corea del Norte, informó hoy una fuente oficial.

Los "dos funcionarios llegaron en la mañana del miércoles procedentes de La Habana", donde Corea del Norte tiene una Embajada, y fueron "traslados al Ministerio de Seguridad" panameño, que está a cargo del caso del barco, dijo la fuente a Efe.

Panamá y Corea del Norte no tienen relaciones diplomáticas, por lo que el Gobierno panameño emitió las visas para permitir la entrada de los representantes norcoreanos, confirmó el martes el canciller del país centroamericano, Fernando Núñez Fábrega.

El propósito de los enviados norcoreanos es ofrecer "asistencia consular" a los 35 tripulantes del mercante "Chong Chon Gang", detenido desde el 10 de julio pasado en Panamá, indicó la fuente oficial a Efe.

Los marinos norcoreanos han sido imputados por la Fiscalía panameña del delito de "atentar contra la seguridad colectiva", que se castiga con hasta 12 años de prisión, y se han negado a declarar, según las autoridades.

La tripulación está detenida en la antigua base militar estadounidense de Sherman, en la costa panameña del Caribe, en unas instalaciones especialmente acondicionadas que incluyen salas de entretenimiento, de acuerdo a la Cruz Roja Panameña.

La Corte Suprema de Justicia panameña estudia un recurso de hábeas corpus presentada por un abogado a favor de los tripulantes, cuya detención ha sido calificada de ilegal por varios juristas.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, se ha mostrado a favor de que la tripulación sea repatriada mediante algún mecanismo diplomático.

Corea del Norte hizo llegar el pasado 9 de agosto a Panamá una "nota verbal" en la que pedía como "gesto humanitario acceso consular" a la tripulación, y también planteaba la búsqueda de una salida "diplomática" al incidente del barco.

Panamá respondió días después, cuando ya estaba en el país una misión de expertos de la ONU para revisar el barco y las armas de guerra encontradas, que el caso violaba "resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", por lo que solo podía resolverse a través de esa instancia internacional.

El caso del barco es analizado por el Consejo de Seguridad, cuyos inspectores estuvieron en el país centroamericano a mediados de agosto para recabar información sobre el mercante, el arsenal y la tripulación, a fin de determinar si se han violado las resoluciones que prohíben a la nación asiática importar o exportar armamento.

Panamá ha dicho que el resultado de la investigación de la ONU "es crucial para definir el destino" de las armas, el de los tripulantes y el de las 10.000 toneladas de azúcar bajo la cual se ocultó el arsenal militar.