• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Lisboa se entrega al cebiche, el "sushi" y el tajine en un viaje gastronómico

Los más prestigiosos cocineros lusos aceptaron el desafío de escoger un país y elaborar un menú degustación que realzara sus mejores sabores, proporcionando así a los lisboetas una experiencia gastronómica inolvidable, rica en colores y texturas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Diez países, diez chefs y diez experiencias. Es la propuesta de Comidas del Mundo, un evento que ha reunido en Lisboa un centenar de manjares de todo el planeta en apenas 1.200 metros cuadrados.

Los más prestigiosos cocineros lusos aceptaron el desafío de escoger un país y elaborar un menú degustación que realzara sus mejores sabores, proporcionando así a los lisboetas una experiencia gastronómica inolvidable, rica en colores y texturas.

Y lo hicieron con cocinas semiabiertas para que los visitantes pudiesen acompañar los pasos de la elaboración de las recetas más típicas de España, Perú, Argentina, Portugal,Italia, Alemania, Marruecos, Estados Unidos, Japón y, por último, de la llamada dieta mediterránea.

"Soy como Karlos Arguiñano (popular cocinero español) en Portugal, aunque mis chistes son mejores que los suyos", señala con una sonrisa el chef argentino Chakall, que tiene un programa de cocina en la televisión lusa y regenta un conocido restaurante en el Barrio Alto de la capital portuguesa.

El joven cocinero lleva todo la mañana "echando una mano" en el "stand" de gastronomía peruana, donde explora los sabores del país andino y prepara un refrescante cebiche.

"El plato que más éxito está teniendo es el cebiche amazónico, que lleva cebolla, pescado, salsa de limón y cilantro", explica Chakall, vestido con una chaquetilla negra y con uno de sus característicos turbantes de colores que siempre lleva en su "show" televisivo.

Otro de los participantes, el chef luso Luís Baena, está al frente del puesto dedicado a la comida española, en el que los visitantes de la feria pueden disfrutar de minitartas de Santiago, boquerones o tortilla de patata con pimientos, entre otras delicias.

No obstante, el plato principal del puesto español es un bacalao al pil-pil, que añade un sabor desconocido por los portugueses al pescado por excelencia de su gastronomía.

"En Portugal no se conoce la forma de hacer bacalao al pil-pil, por lo que ahora podemos decir que tenemos mil y una maneras de hacer el bacalao", manifiesta Baena.

El tajine de pollo con aceitunas y limón de Marruecos, y el paté de cerdo con tomate, col y patata asada de Alemania, fueron los platos elegidos para el almuerzo por Ricardo y João, dos jóvenes portugueses de 28 y 29 años.

Tuvieron que hacer cola media hora, pero, por la satisfacción que reflejan sus rostros, mereció la pena. Ambos relatan, mientras siguen comiendo, que escogieron los países "que parecían más diferentes a Portugal".

Otros portugueses no se dejaron llevar por las tentaciones internacionales y fueron fieles a los platos que mejor conocen, como los cucuruchos de embutido ahumado con tomate confitado y pimentón o el bocadillo de ternera con mostaza, los más solicitados en el rincón dedicado a Portugal.

"La gente se siente más segura cuando prueba nuestros platos", según el chef Nuno Bergonse, muy sorprendido por la afluencia de público. "Estamos mucho más llenos de lo que esperábamos", afirma.

Los visitantes no fueron solo lisboetas, Comidas del Mundo fue un éxito también entre los turistas "alemanes, japoneses y españoles", explicó a EFE Paulo Geisler, uno de los organizadores del evento celebrado en la Plaza de Toros de la ciudad.

La mejor gastronomía se mezcló con la mejor música, donde se estimuló el apetito de los visitantes con música de los años 80 y una de las noches Chakall se animó incluso a ejercer de DJ.

"La idea del evento surgió porque queríamos permitir que las personas viajen por el mundo en pocas horas", y el concepto resultó "muy bien", según Geisler. De hecho, los organizadores preparan ya una nueva edición del festival para este verano en Oporto y esperan poder llevarlo también a España.