• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Legislador de EE UU destaca urgencia de reforma migratoria

Barack Obama / AP

Barack Obama / AP

El demócrata Luis Gutiérrez considera que "el presidente (Obama) no va a dejar de deportar personas (...) Él va a deportar a 400.000 personas más (este año); aquí hay un desequilibrio que va en contra de los inmigrantes"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, confía en que la Cámara de Representantes de EEUU logrará una reforma migratoria este año y descartó que Barack Obama vaya a detener antes las deportaciones.

Obama no pudo cumplir su promesa de 2008 para una reforma migratoria y la ha convertido en uno de los pilares de su segundo mandato pero, según Gutiérrez, la comunidad inmigrante "está sufriendo intensamente" debido a las deportaciones.

"El presidente (Obama) no va a dejar de deportar personas, quiero recalcar eso. Él va a deportar a 400.000 personas más (este año); aquí hay un desequilibrio que va en contra de los inmigrantes... todos los días se deportan entre 1.200 y 1.400 personas", se quejó Gutiérrez en entrevista telefónica.

Conocido como uno de los más férreos defensores de los inmigrantes en el Capitolio, incluso arriesgando arresto, Gutiérrez se queja abiertamente de la deportación de alrededor de 1,6 millones de personas desde que Obama llegó al poder en 2009.

Reitera que Obama y sus aliados demócratas perdieron la oportunidad de aprobar la reforma cuando tenían el control de ambas cámaras del Congreso en 2009, y ahora la reforma tiene enemigos jurados entre los republicanos que controlan la Cámara Baja.

La propuesta que negocian Gutiérrez y otros siete legisladores de la Cámara Baja "no va a ser tan buena como lo pudo haber sido en los primeros dos años" de Obama, señaló.

Gutiérrez dijo a la prensa que su grupo bipartidista espera resolver algunos desacuerdos y presentar su propia versión de la reforma a más tardar el mes próximo.

"Si no se presenta para finales del mes, entonces no se presentará...no queda mucho por decidir", aseguró Gutiérrez el miércoles, sin ofrecer detalles.

Gutiérrez forma parte del grupo negociador que incluye a los republicanos John Carter, Mario Díaz-Balart, Raúl Labrador, y Sam Johnson, y a los demócratas Xavier Becerra, Zoe Lofgren y John Yarmuth.

La reforma migratoria ha enfrentado a conservadores que la consideran una "amnistía" inmerecida y a aquellos que la apoyan, aunque con limitaciones, dada la realidad demográfica del país y el creciente peso político de los hispanos.

Un análisis del Seguro Social divulgado el miércoles pasado indicó que la reforma migratoria crearía en la próxima década 3,22 millones de empleos y aumentaría el Producto Interno Bruto en 1,63 %.

El jueves, el Comité Judicial del Senado comenzó el debate de unas 300 enmiendas al proyecto de ley de 844 páginas negociado por el "Grupo de los ocho" para legalizar a los once millones de inmigrantes indocumentados en EE.UU., y prevé someterlo a votación antes de fin de mes.

Según Gutiérrez, la posibilidad de lograr la reforma migratoria este año tiene fecha de vencimiento porque, de cara a los comicios legislativos de 2014, los republicanos "no tienen latinos ni inmigrantes y nadie va a votar en contra de ellos en sus distritos".

Gutiérrez, cuya oficina exhibe fotos de su militancia a favor de la reforma a través de los años, incluso una en la que aparece esposado durante una protesta, predica con el ejemplo al punto que, aseguró, piensa contratar a un segundo estudiante indocumentado en su oficina en Washington.

En la Cámara Baja, donde se requieren 218 votos de un total de 435 para aprobar una ley, "hay un buen grupo de demócratas y un buen grupo de republicanos, pero está por verse si constituimos una mayoría", subrayó.

"En Washington se dice que los republicanos tienen que apoyar la reforma, pero yo no apostaría la casa en eso. Ya hemos visto a los republicanos conservadores en el Senado, y los republicanos en la Cámara de Representantes son más conservadores y más cuantiosos", advirtió Gutiérrez.