• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Legalizar marihuana en EE UU plantea "paradojas" con México

Hoy tenemos suficiente evidencia como para decir que el uso crónico y/o frecuente de marihuana puede perturbar el desarrollo normal del cerebro y llevar a un daño cognitivo/ Internet

Marihuana

El 4 de noviembre, coincidiendo con las elecciones legislativas en Estados Unidos, Alaska, Oregón y el Distrito de Columbia (DC) decidirán en un referéndum si aprueban el consumo de esta droga para fines recreativos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Autoridades y expertos de América Latina y Estados Unidos coincidieron hoy en Washington en que la legalización de la marihuana en algunos estados de EE.UU., especialmente en California, puede acarrear "paradojas" con México, que pasaría de "exportar" a "importar" cannabis de forma legal.

Esta es una de las conclusiones a las que llegaron hoy diferentes académicos en el seminario "Impactos Internacionales de Estados Unidos por la legalización de la marihuana", organizado por la Oficina para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y el centro Brookings Institution.

"La paradoja sería que México acabara importando marihuana legal de Estados Unidos", subrayó a Efe Lisa Sánchez, consejera de algunos congresistas mexicanos y directora de programas de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) y la Fundación para la Transformación de la Política de Drogas (TDPF).

En opinión de Sánchez, asistente al seminario, la decisión de Colorado y Washington de legalizar en noviembre de 2012 el consumo de pequeñas cantidades de marihuana para fines recreativos ha avivado el debate en México.

Allí, artistas, políticos e intelectuales, como el escritor Héctor Aguilar Camín, han pedido en numerosas ocasiones la despenalización del consumo de marihuana.

El 4 de noviembre, coincidiendo con las elecciones legislativas en Estados Unidos, Alaska, Oregón y el Distrito de Columbia (DC) decidirán en un referéndum si aprueban el consumo de esta droga para fines recreativos.

El consumo terapéutico de marihuana ya está permitido en 35 estados y el Distrito Capital, mientras que otros estados, como Maine o California, se están planteando ir más lejos y unirse a los que permiten el uso recreativo.

Precisamente, en California el Proyecto Político de la Marihuana (MPP), una de las organizaciones promotoras de la legalización en Colorado, comenzó el mes pasado a recaudar fondos para impulsar la celebración de un referéndum en este estado para 2016.

Sánchez cree que el cambio de las políticas contra las drogas en estados fronterizos con México, como California, puede tener una importancia "determinante" para el futuro de las políticas sobre drogas de ambos países.

En este sentido, destacó la gran cantidad de inmigrantes mexicanos en California, el paso constante de personas por los puestos fronterizos de Tijuana y San Diego, así como los frecuentes intercambios comerciales.

"Sería una enorme estupidez que México no revisara su política de drogas en función de lo que se haga al otro lado de la frontera", sentenció la asesora política.

Por su parte, Estados Unidos debe aprovechar "la oportunidad más obvia que ha tenido en 30 años" para acabar con la violencia que desata el tráfico de drogas dentro y fuera de sus fronteras, destacó Sandeep Chawla, que fue durante 20 años director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Durante su intervención, Chawla defendió que Estados Unidos debe dialogar con todos los países latinoamericanos para intentar llevar el debate sobre la legalización de la marihuana a la Asamblea General Extraordinaria de la ONU, que se celebrará en 2016.

Ese foro es la sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas para evaluar y debatir problemas mundiales, como el control de drogas.

"Es crucial que los países entiendan que están ante una oportunidad histórica para abrir un debate que ha estado cerrado durante los últimos años", subrayó Chawla.

A pesar de los cambios de regulación en diferentes estados, en Estados Unidos, la ley federal de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés) sigue prohibiendo el consumo de marihuana.

No obstante, en una entrevista con la revista New Yorker publicada el pasado 19 de enero, el presidente de EE.UU., Barack Obama, reconoció haber fumado marihuana de joven y dijo: "No creo que (fumar marihuana) sea más peligroso que el alcohol".

En México, su presidente, Enrique Peña Nieto, ha afirmado en numerosas ocasiones que, aunque su posición es contraria a la legalización, su Gobierno está "muy abierto" a un debate hemisférico sobre el consumo y tráfico de drogas. EFE