• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Lea el obituario de la familia de Brittany Maynard

La joven Britanny Maynard se sometió a una eutanasia

La joven Britanny Maynard se sometió a una eutanasia

La mujer, de 30 años, se sometió ayer a la eutanasia luego padecer de cáncer cerebral. Murió rodeada de su familia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La familia de Brittany Maynard, la joven que decidió someterse a la eutanasia luego de padecer de cáncer cerebral, escribió una conmovedora carta en la que cuenta quién era Brittany y cuál era su forma de ver la vida.

A continuación la nota de la familia Maynard:

Brittany Lauren Maynard nació en 1984, y forjó una breve pero sólida vida de 29 años de generosidad, compasión, educación, viajes y humor. Felizmente conoció a su esposo, Daniel Díaz, en abril de 2007 y se casaron, como mejores amigos, cinco años más tarde, en septiembre de 2012.

El año pasado, el día de Año Nuevo, Brittany fue diagnosticada con cáncer cerebral. Se le dio un diagnóstico terminal para el que no había cura o medidas que pudieran salvar su vida. A la vista de dicha enfermedad y el dolor, Brittany optó por vivir cada día plenamente y mantenerse lo físicamente más activa y ocupada como le fuera posible.

"Haz lo que puedas, con lo que tengas, donde te encuentres". (Theodore Roosevelt. Una fórmula para vivir enfermo o sano).

Después de haber sido informada por los médicos de que "probablemente ni siquiera tuviera semanas de mantenerse en pie", halló que había subido senderos de 10 millas a lo largo de los campos de hielo de Alaska con su mejor amiga en los meses posteriores al sol.

"Di tu propia verdad, incluso cuando tu voz tiemble", diría Brittany.

Brittany se graduó de la Universidad de Berkeley y recibió una Maestría en Educación de la Universidad de California en Irvine. Ella creía en la compasión, en la equidad y en que la gente recuerda más cómo los hiciste sentir en la vida.

Como dijo Faulkner: "Nunca tengas miedo de levantar la voz por la honestidad y la verdad y la compasión contra la injusticia y la mentira y la codicia. Si más personas de todo el mundo hicieran esto, el mundo cambiaría".

Ella era una viajera consumada y aventurera que pasó muchos meses viviendo sola y enseñando en orfanatos en Katmandú, Nepal. Esa sola experiencia cambió para siempre su vida y su perspectiva sobre la infancia, la felicidad, el privilegio y los resultados.

Ella se enamoró del tiempo en que estuvo en Vietnam, Camboya, Laos, Singapur y Tailandia. Pasó un verano trabajando en Costa Rica, y viajó a Tanzania, e hizo cumbre en el Kilimanjaro con su novio un mes antes de su boda. Tomó cursos de escalada en hielo en Cayambe y Cotopaxi en Ecuador, y fue una buzo ávida que disfrutó su tiempo en las Galápagos, Zanzíbar, Islas Caimán y casi cualquier isla que alguna vez haya visitado.

Brittany amaba a sus dos perros como la familia, un pequeño Beagle y un gran Gran Danés, y fue siempre la de tomar a los perros perdidos y encontrar hogares. Era una voluntaria regular en una organización local de rescate de animales antes de su diagnóstico.

Optó por hacer un bien e informó su elección a morir con dignidad frente a una enfermedad tan terrible, dolorosa e incurable. Se mudó a Oregon para desaparecer en una pequeña casa amarilla en la hermosa ciudad de Portland. Oregon es un lugar que se esfuerza por proteger los derechos del paciente y la autonomía; ella deseaba que su estado natal de California también hubiera sido capaz de proporcionar a los pacientes con enfermedades terminales la misma elección.

Brittany optó por hablar y abogar por esta correcta opción, y sentía que era una decisión que debe ponerse a disposición de todos los pacientes con enfermedades terminales a través de nuestra gran nación.

"La libertad está en la elección", creía. "Si la opción de la muerte con dignidad es poco atractiva para cualquier persona por cualquier razón, pueden simplemente optar por no hacer uso de ella".

Con gran consideración, dio entrevistas personales a Tonight Show del Reino Unido antes de que la muerte con dignidad fuera tratada por su Parlamento, así como también ha participado en una campaña norteamericana para la educación y la legislación de la muerte con dignidad.

Le sobreviven su fiel y amable marido, Daniel Díaz; su amada madre abnegada, Deborah Ziegler, y su honorable padrastro, Gary Holmes. También la amorosa familia de Dan: los padres, Carmen y Barry, y sus hermanos, David, Adrián y Alex, a todos los cuales adoraba y amaba profundamente. Mientras que había anhelado hijos propios, dejó este mundo con cero remordimientos sobre el tiempo pasado, lugares en los que estuvo, o las personas que amaba, a sus 29 años.

En este mensaje final, quería expresar una nota de profundo agradecimiento a todos los bellos, maravillosos, inteligentes y fieles amigos a quienes "buscaba como el agua" durante su vida y la enfermedad por la profundidad, el apoyo y la experiencia compartida de una vida hermosa.

"Es gente que se detiene para hacer una pausa y apreciar la vida y dar gracias porque son más felices. Si cambiamos nuestros pensamientos, ¡cambiamos nuestro mundo! Amor y paz a todos ustedes".