• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Latinoamérica asiste dividida a reunión crucial para el futuro de la CIDH

La OEA ) el 22 de marzo como fecha prevista para la celebración de una Asamblea General extraordinaria sobre el proceso de reforma de la CIDH | EFE

La OEA ) el 22 de marzo como fecha prevista para la celebración de una Asamblea General extraordinaria sobre el proceso de reforma de la CIDH | EFE

La reunión de la Asamblea General de la Organización de Derechos Humanos (OEA), a la que asistirán mayoritariamente cancilleres, se producirá tres días después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como órgano autónomo, aprobara la reforma de su reglamento, políticas y prácticas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los países latinoamericanos asisten divididos a la reunión extraordinaria de la OEA en la que mañana se tratará de culminar un proceso de reforma de la CIDH que no solo ha desnudado las debilidades del sistema interamericano, sino disparado las alarmas de los defensores de los derechos humanos.

La reunión de la Asamblea General de la Organización de Derechos Humanos (OEA), a la que asistirán mayoritariamente cancilleres, se producirá tres días después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como órgano autónomo, aprobara la reforma de su reglamento, políticas y prácticas.

La reforma, que entrará en vigor el 1 de agosto de 2013 y modifica 13 artículos del reglamento de la CIDH, no está ya en discusión, pero un grupo de países miembros de la OEA, encabezados por Ecuador, ha lanzado iniciativas para profundizar los cambios que sí serán estudiadas mañana.

La clave de la reunión, según los comisionados de la OEA, que hoy comparecieron en una rueda de prensa, y distintas delegaciones de la OEA, está en un intento de cambiar la forma en que se financia el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH), compuesto por la CIDH y la Corte Interamericana (CorteIDH), con sede en la capital de Costa Rica, para impedirle buscar financiación externa.

Los cancilleres conocerán un proyecto de resolución, que no logró consenso en una reunión del Consejo Permanente de la OEA celebrada el pasado martes, en el que se establece el compromiso de lograr que el SIDH se financie plenamente a través del presupuesto regular de la OEA.

Hoy en día una tercera parte de los fondos que financian el SIDH es aportada por naciones de fuera de la región, como España, Noruega o Francia, según dijo a Efe el subsecretario para Asuntos Multilaterales y de Derechos Humanos de la Cancillería mexicana, Juan Manuel Gómez Robledo.

Mientras se logra el objetivo de que el presupuesto de la OEA asigne los fondos necesarios para el funcionamiento del SIDH, los países miembros deberían seguir haciendo aportaciones voluntarias "preferentemente sin fines específicos", dice el proyecto de resolución al que tuvo acceso Efe.

El presidente de la CIDH, el mexicano José de Jesús Orozco, advirtió hoy de que si se restringe la capacidad de "acudir a donantes" externos, se producirá un "estrangulamiento financiero" de la Comisión, y la relatora para la Libertad de Expresión, la colombiana Catalina Botero, agregó que tendrá que cerrar su oficina.

Ecuador, que lleva la voz cantante dentro de la ALBA en el tema de la reforma de la CIDH, también promueve que se cambie la sede de la Comisión, actualmente en Washington, a un país latinoamericano, con el argumento de que EE.UU., al igual que Canadá y países del Caribe anglófono, no han ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José, el fundamento del SIDH.

Este último punto ha calado también en países latinoamericanos que no forman parte de la ALBA y en el proyecto de resolución se aboga por conseguir que todos los miembros ratifiquen el Pacto de San José.

La propuesta ecuatoriana ha disparado las alarmas de organizaciones como Human Rights Watch (HRW), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) o el Comité de Protección de Periodistas (CPJ), que afirman que está dirigida a debilitar el SIDH y especialmente la Relatoría de Libertad de Expresión.

Esas organizaciones y personalidades como el exsecretario general de la OEA César Gaviria han instado a los cancilleres a no permitir lo que, para el CPJ, sería "un golpe a la democracia".

Antes de la reunión en Washington, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, realizó una gira por países del Caribe para ganar adhesiones a la iniciativa de su país.

Sin embargo, los analistas consideran que la clave está en qué postura adoptará mañana un líder de peso en la región como Brasil.

Según dijeron a Efe fuentes oficiales brasileñas en vísperas de la reunión, Brasil apoya básicamente y "en líneas generales" la reforma aprobada por la CIDH y respalda que la financiación se haga vía el presupuesto de la OEA.

Según un portavoz oficial, Brasil considera que "debe haber una reforma" para "fortalecer el funcionamiento de la CIDH y dotarlo de más transparencia", sin que ello implique "limitar sus poderes y atribuciones".

El Gobierno de México considera que es "muy importante" resolver la crítica situación financiera del SIDH y defiende la idea de que sean los "dueños del Sistema" los que se hagan cargo de su financiación, en lugar de dejar que lo hagan otros.

Mientras algunos países como Argentina aun no han desvelado su posición, un grupo numeroso, en el cual están Uruguay, Costa Rica, Colombia, Chile, México, Paraguay y otros, ha dejado en claro que su apuesta es por fortalecer el SIDH, no por debilitarlo.

El Gobierno que más claramente se ha desmarcado de la iniciativa de Ecuador es el de Colombia.

El presidente Juan Manuel Santos ha dicho que "Colombia no comparte posiciones extremas, ni tampoco comparte la tentativa de debilitar por ejemplo a la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, cuyo papel ha sido crucial" para el desarrollo democrático, dijo.

El Gobierno de Perú ha calificado de "valioso referente" a la Relatoría de la Libertad de Expresión y respalda la conformación de una misión de cancilleres para buscar la adhesión a la Convención Americana sobre Derechos Humanos tanto de los países que no son parte de ella como de los que la han denunciado.

El Gobierno dominicano apoya propuestas "dirigidas a fortalecer el sistema interamericano de los derechos Humanos y sus órganos y a hacer más expedita la defensa de los derechos de los ciudadanos".

"Todas aquellas cosas que apunten a reforzarlo (al SIDH) van a tener el respaldo de Chile", apuntó el jefe de la diplomacia chilena, Alfredo Moreno, antes de destacar que la reforma aprobada por la propia CIDH es "extraordinariamente positiva e interesante".

Los cancilleres de los países de la OEA deben "mandar al diablo a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA)" y cerrar el proceso de reformas del SIDH adoptando la propuesta de la CIDH, afirmó este jueves el excanciller de México Jorge Castañeda.