• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Latinoamérica llama a EE UU a no intervenir en Siria

Elías Jaua, durante la cumbre de Unasur en Surinam / AVN

Elías Jaua, durante la cumbre de Unasur en Surinam / AVN

El canciller Elías Jaua hizo un llamado a que el pueblo sirio encuentre, en el marco del ejercicio de su plena soberanía, una salida pacífica al conflicto que dejado "centenares de miles de muertos"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gobiernos, partidos políticos y personalidades de América Latina se pronunciaron hoy sobre el conflicto en Siria, la mayoría con mensajes en contra de una intervención militar extranjera, pero algunos también con llamamientos a la ONU para que actúe y evite el recurso a la fuerza.

Además de estos pronunciamientos se espera que los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que celebran una reunión en Surinam, emitan este viernes una declaración sobre Siria.

Según el canciller venezolano, Elías Jaua, la declaración, que fue consensuada por los ministros de Relaciones Exteriores de los doce países de Unasur, reivindica principios básicos del derecho internacional como la solución pacífica del conflicto y la no intervención extranjera en los asuntos sirios.

Además, hace un llamado a que el pueblo sirio encuentre, en el marco del ejercicio de su plena soberanía, una salida pacífica al conflicto que dejado "centenares de miles de muertos".

El texto establece que hay que esperar a que la comisión de la ONU encargada de investigar los supuestos ataques con armas químicas al pueblo de Siria se pronuncie, y "no solo que precise si hubo ataque, sino que determine quién lo perpetró".

A la espera de ese informe, el Gobierno estadounidense dijo hoy que tiene pruebas "claras y convincentes" de que el régimen de Bachar al Asad usó armas químicas en un ataque a las afueras de Damasco el 21 de agosto y mató a 1.429 personas.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que el ataque, que describió como "un desafío al mundo", no quedará sin respuesta y subrayó que está evaluando una acción militar "limitada" sin envío de tropas a Siria.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, informó hoy a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad sobre el trabajo de los expertos investigadores del uso de armas químicas en Siria, dirigidos por el sueco Ake Sellström.

Los representantes de los cinco países con poder de veto en el Consejo han intentado sin éxito en dos ocasiones consensuar una respuesta de la comunidad internacional a las denuncias de un ataque químico en Damasco.

En este sentido, el Gobierno hondureño instó al Consejo de Seguridad a "tomar acciones rápidas para favorecer los diversos mecanismos que, dando preeminencia al diálogo, permitan alcanzar una solución pacífica" en Siria.

Honduras, apunta el comunicado oficial, "reitera su posición del mantenimiento de la paz y el respeto de las normas y principios del Derecho Internacional a favorecer la apertura y el diálogo, para contribuir a la tranquilidad de todos los pueblos".

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó a Barack Obama a "detener un ataque militar" a Siria y al presidente de Francia, François Hollande, a que no se sume a una operación así, porque -dijo- "ninguna guerra es justificable".

Al respecto se preguntó "cuál es la lógica de los que dicen que van a defender al pueblo de Siria bombardeándolo, dividiéndolo, destruyéndolo", al tiempo que aseguró que "las bombas que se le lancen al pueblo de Siria" sólo favorecen al terrorismo.

Maduro reiteró su anuncio de que escribirá una carta abierta a Obama por el conflicto de Siria.

El Gobierno de Perú manifestó su "viva preocupación" por la crisis que afecta a Siria y recordó que los Estados tienen "la obligación" de abstenerse de usar la fuerza fuera del mandato de las Naciones Unidas (ONU).

Un comunicado de la Cancillería peruana asegura el apoyo a las gestiones de Ban Ki-moon y al grupo de expertos que investiga la denuncia de uso de armas químicas en Siria.

Perú invocó "a todos los actores involucrados" en esta crisis "a hacer uso eficaz de los mecanismos de seguridad colectiva previstos en la Carta de Naciones Unidas, en particular del Consejo de Seguridad, a fin de alcanzar una pronta solución del conflicto en Siria."

La nota recordó, además, "que los Estados tienen la obligación de abstenerse de recurrir a la amenaza o el uso de la fuerza en cualquier forma incompatible con la Carta de Naciones Unidas".

El izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido gobernante en El Salvador, condenó las amenazas de intervención militar extranjera en Siria y advirtió de que tendrían "gravísimas consecuencias" en Oriente Medio.

"Exhortamos a la comunidad internacional a promover la búsqueda de soluciones pacíficas y políticas al conflicto en Siria, que lleva más de 29 meses, en aras de la coexistencia e igualdad para todas las comunidades sirias, respetando los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional", subrayó el FMLN.

El expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz 1987, Óscar Arias, opinó que Obama cometería un "enorme error" si interviniera militarmente en Siria sin autorización del Consejo de Seguridad, ni el respaldo de la OTAN y la Liga Árabe.

"Parece que Estados Unidos no aprende de los errores del pasado: la invasión unilateral a Irak que llevó a cabo el Gobierno del presidente George W. Bush fue un enorme error y fue repudiada por la inmensa mayoría de los Gobiernos del mundo", añadió Arias.

Para el exgobernante costarricense es "inconcebible que el presidente Obama, Premio Nobel de la Paz, esté dispuesto a seguir los pasos del expresidente Bush".

Según Arias, aunque el Gobierno de Bachar al Asad es "dictatorial y criminal", una acción de EE.UU. en Siria solo le asestaría "unos cuantos golpes al régimen para debilitarlo" pero no lo haría caer y ese "no es el mejor camino a seguir".

En los últimos días la mayoría de los Gobiernos latinoamericanos ha hecho llamamientos a evitar intervenciones militares en Siria y a buscar soluciones pacíficas a un conflicto que se inició en 2011 con protestas civiles para presionar a Al Asad a hacer cambios y ha dejado miles de muertos.