• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Kiska promete humanizar la política como presidente eslovaco

El millonario Andrej Kiska gana las elecciones presidenciales en Eslovaquia | EFE

El millonario Andrej Kiska gana las elecciones presidenciales en Eslovaquia | EFE

"Devolveré la confianza al cargo presidencial", dijo Kiska en su primera alocución tras conocer su holgada victoria frente a su rival, el primer ministro socialdemócrata, Robert Fico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El millonario Andrej Kiska, un hombre sin afiliación partidista ni gran experiencia política, ha ganado hoy las elecciones presidenciales en Eslovaquia, al lograr el 59,4 por ciento de los votos, y ha prometido que humanizará la política

"Devolveré la confianza al cargo presidencial", dijo Kiska en su primera alocución tras conocer su holgada victoria frente a su rival, el primer ministro socialdemócrata, Robert Fico.

El presidente electo, de 51 años, añadió que cumplirá su promesa de "humanizar la política" y que será "presidente de todos los eslovacos, a los que unirá y motivará".

Kiska logró el éxito empresarial fundando sociedades de préstamos para la compra de electrodomésticos, entidades que luego vendió a una importante entidad bancaria (VUB) para dedicarse por entero a una organización benéfica.

"Dobry Anjel" (El ángel bueno) es la principal organización de su género en Eslovaquia, dedicada a asistir a familias de escasos recursos afectadas por el cáncer.

Kiska rechaza la idea de una Unión Europea convertida en un "superestado" pero ha insistido en que apoyará que Bruselas ejercite una política exterior de consenso y fuerte.

Aunque las prerrogativas del presidente eslovaco son limitadas, Kiska ha repetido que el país necesita reducir la burocracia y facilitar la operatividad de las pequeñas y medianas empresas.

"Felicito a Andrej Kiska, que es el nuevo presidente de Eslovaquia", reconoció Fico tras su derrota, que en algunos medios locales fue calificada de debacle electoral.

Fico, líder del gobernante Partido Socialdemócrata (Smer) y el político más popular e influyente del país de los últimos años, se encuentra en el ecuador de su segunda legislatura y quería coronar su trayectoria política con la jefatura del Estado.

Tras aceptar su derrota, explicó que se tomará "un par de días para analizar lo que ha pasado".

El hecho de que su partido tenga la mayoría absoluta en el Parlamento y controle el Gobierno, hizo que sus rivales advirtieran de que, de ganar la Presidencia, Fico acumularía un poder excesivo.

El tercer candidato más votado en la primera vuelta, el conservador Radoslav Prochazka, consideró que los comicios presidenciales han sido un referendo sobre el Gobierno actual y sobre su presidente y que el resultado muestra que "Eslovaquia se ha despertado".

El prestigioso politólogo Michal Horsky señaló que "Eslovaquia copió al hermano mayor (en referencia a la República Checa, tras el éxito logrado por el empresario multimillonario Andrej Babis en las pasadas elecciones legislativas), y pone a alguien que no sabe de política al frente del Estado".

Horsky apuntó que la jornada de hoy supone algo más que unos comicios y marca "el final de la política tradicional" y una "llamada a una reflexión radical" en los partidos.

La participación en estos comicios, los cuartos en los que la ciudadanía elige al presidente de forma directa, ha sido del 50 por ciento, siete puntos por encima de los datos de la primera vuelta, de hace dos semanas.

La campaña de esta segunda vuelta ha sido tensa e incluyó una campaña anónima de anuncios publicados en el diario sensacionalista "Novy Cas", el más leído en el país, que acusaba a Kiska de haber cobrado tasas de interés de hasta el 70 por ciento en sus empresas financieras.

El millonario acusó a Fico de estar detrás de esas acusaciones y aseguró que sus empresas financieras "eran y son empresas estándar", aunque se comprometió a dar compensaciones si algún cliente reclamaba.

Además, el ya presidente dijo que se querellaría contra su rival por haber dado credibilidad a esas acusaciones.

Fico, además, aseguró durante un debate electoral que había indicios de que Kiska simpatiza con la secta de la Cienciología, algo que el empresario desmintió de forma tajante.