• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Kirchner llevó una Biblia para Chávez y se reunió con los hermanos Castro

La presidente de Argentina, Cristina Fernández, en Cuba | Foto: AFP

La presidente de Argentina, Cristina Fernández, en Cuba | Foto: AFP

La OEA se pronuncia a favor del aplazamiento de la toma de posesión presidencial en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente de Argentina, Cristina Fernández, llegó ayer a Cuba con una Biblia de regalo para el convaleciente mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, según ella misma reveló en su cuenta de una red social.

Fernández, en su cuenta de Twitter, colgó también una foto del recibimiento a su llegada al aeropuerto de la Habana, José Martí.

La mandataria explicó que llegó a la isla con un regalo para Chávez: una Biblia que le entregaron miembros de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas con quienes se reunió antes de su viaje a La Habana. "Fueron muy cálidos. Oraron. Me encantó. Me regalaron una cruz de niños de Budge y una Biblia. El texto se lo llevo a mi amigo Chávez", explicó la presidente quien anunció que buscaría reunirse con los familiares del mandatario nacional.

Fernández fue recibida en la Habana por el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez. En hora de la tarde de ayer se reunió, para almorzar con los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Su escala en la capital cubana es la primera de una gira internacional que seguirá por Asia y concluirá el próximo día 21.

OEA de acuerdo. La Organización de Estados Americanos respeta la decisión "de los poderes constitucionales de Venezuela" de aplazar indefinidamente la toma de posesión del presidente Chávez, declaró el secretario general del ente, José Miguel Insulza.

El representante internacional sostuvo que "el tema ha sido resuelto por los tres poderes del Estado de Venezuela: lo planteó el Ejecutivo, lo consideró el Legislativo, y lo resolvió el Judicial", dijo Insulza.

Preocupación.  "Si se jode Chávez, nos jodemos nosotros", dijo resuelto Manuel Pérez, que como muchos cubanos teme que la ausencia del presidente Chávez sume a la isla en otra profunda crisis económica. "Ni hablar de eso, Chávez no se nos puede ir, porque el impacto sería tremendo, peor que el golpe que nos dieron los rusos (luego de la desintegración de la Unión Soviética en 1991)", declaró Pérez, empleado de la empresa estatal Petróleos de Cuba.

Pérez, admirador de Chávez, cree que Cuba no camina sin Venezuela, refiriéndose a los 100.000 barriles de petróleo diarios que la isla recibe de Caracas con facilidades de pago y que representan la mitad del consumo nacional.

Hugo López, de 70 años, coincide con Pérez: "Ojalá que no suceda nada malo. Sin el apoyo de Venezuela la economía cubana tendría problemas muy serios con el petróleo”. No obstante, López confía en que mientras el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, esté al mando en Caracas, todo quedará igual.

En La Habana se celebró una ceremonia religiosa en la que santeros cubanos, venezolanos y dominicanos rogaron a sus deidades por la recuperación de Chávez.

 

Legisladores marionetas

El presidente de Paraguay, Federico Franco, comparó a los legisladores en Venezuela con “marionetas” y ratificó la legitimidad del juicio político que depuso a su antecesor, Fernando Lugo, quien estuvo en Venezuela en el homenaje que el oficialismo le rindió a Chávez ante la postergación de su toma de posesión.

Aseveró que en Paraguay “no actuamos como marionetas recibiendo órdenes. De 125 parlamentarios, cinco personas se opusieron al juicio político a Lugo. Se hizo  lo establecido en la Constitución y las leyes", comentó el mandatario.

Franco aludió de esa manera a unas críticas hechas por el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, quien refutó las comparaciones de la crisis en Paraguay con la situación venezolana.