• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Kerry: Irán deberá decir pronto si tiene un plan nuclear aceptable

Secretario de Estado estadounidense, John Kerry / EFE

Secretario de Estado estadounidense, John Kerry / EFE

El secretario de Estado de EE UU aseguró que la nación iraní deberá dar señales de su programa durante las negociaciones con el G5+1, que se realizarán el próximo lunes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, dijo que espera saber pronto si Irán tiene un plan "aceptable" para las potencias occidentales en las negociaciones nucleares en curso, pero reconoció que aún no sabe si el proceso será exitoso.

"Esperamos saber pronto si Irán está dispuesto a presentar un plan aceptable y verificable", afirmó Kerry en una audiencia ante el Comité de Gastos del Senado de Estados Unidos.

Kerry se reunió este lunes en Ginebra con el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Javad Zarif, dentro de la última ronda de negociaciones entre Teherán y el llamado G5+1, compuesto por los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE UU, Rusia, China, Francia y Reino Unido) más Alemania.

Los negociadores tienen hasta junio para lograr un acuerdo final, pero se han impuesto obtener un acuerdo marco antes de finales de marzo -el día 31 de ese mes, según el Departamento de Estado- para poder disponer de tres meses de plazo para definir los aspectos técnicos.

"Todavía no tenemos un acuerdo. Y pido a todos que esperen hasta ver qué producen estas negociaciones", indicó hoy Kerry.

"Desde 2013, hemos estado probando si podemos o no lograr ese objetivo diplomáticamente. Aún no lo sé. Pero esa es la forma más eficaz de resolver un problema, y así lo demostraremos a lo largo de estas próximas semanas y meses", añadió.

Las negociaciones entre el G5+1 e Irán se reanudarán el próximo lunes, esta vez con participantes con rango de viceministros.

Irán siempre ha afirmado que no quiere armas nucleares y que el enriquecimiento de uranio es para producir energía y para fines médicos y científicos, pero Estados Unidos y el resto de potencias temen que la tecnología se use para producir armamento.