• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Kenia prohíbe los cristales tintados para combatir el terrorismo

El inspector general de la Policía, David Kimaiyo, anunció, en un comunicado difundido a última hora de ayer, que los propietarios de vehículos que no retiren los adhesivos que oscurecen los cristales serán juzgados y sus coches, incautados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Policía de Kenia ha prohibido el uso de cristales tintados en los vehículos del transporte público para combatir el terrorismo, tras los recientes atentados contra autobuses en Nairobi y la ciudad costera de Mombasa.

El inspector general de la Policía, David Kimaiyo, anunció, en un comunicado difundido a última hora de ayer, que los propietarios de vehículos que no retiren los adhesivos que oscurecen los cristales serán juzgados y sus coches, incautados.

"Quiero urgir a todos los vehículos de transporte público a permanecer extremadamente vigilantes en su trabajo", manifestó.

Avisó a los conductores, en concreto, de que "todos los vehículos con ventanas tintadas serían confiscados con efecto inmediato".

Aunque los autobuses y matatus (furgonetas habilitadas para el transporte de pasajeros a precios muy económicos) no suelen llevar cristales polarizados, la mayoría de los taxis sí que los utilizan para proteger la identidad de sus pasajeros, en su mayoría expatriados que son objetivo habitual de atracadores.

El jefe de Policía también pidió a los operadores del transporte público que no llevaran exceso de pasajeros y que revisaran tanto el equipaje como a los viajeros al subir a los autobuses o taxis.

Respecto a la investigación de los atentados en Nairobi y Mombasa, que causaron 6 muertos y más de 90 heridos a principios de mes, Kimaiyo dijo que la Policía ya ha realizado algunas detenciones y cuenta con "pistas cruciales" que podrían conducir a más arrestos.

Un total de 447 personas serán deportadas en el marco de la operación antiterrorista "Usalama Watch", puesta en marcha tras otra oleada de ataques a finales de marzo atribuidos a la milicia radical islámica somalí Al Shabab, precisó Kimaiyo.

La Policía ha arrestado a 2.303 personas desde el pasado 4 de abril en Nairobi, cuando comenzaron las redadas en la capital, centradas en el barrio somalí de Eastleigh, tras el hallazgo de varios coches bomba y material explosivo en algunas viviendas.

El Gobierno keniano, que ordenó el retorno de los refugiados somalís viviendo en zonas urbanas a los campos habilitados cerca de la frontera con Somalia, ya ha trasladado a un total de 730 personas a estos recintos.

Además, 288 personas serán juzgados por su relación con los terroristas de Al Shabab, milicia que adquirió notoriedad durante el ataque al centro comercial Westgate de Nairobi el pasado septiembre.

Al Shabab ha cometido en los últimos dos años numerosos ataques en Nairobi, Mombasa y en ciudades cercanas a la frontera de Kenia con Somalia, en represalia por la presencia de tropas kenianas en su país desde octubre de 2011.

La Policía sospecha que los fundamentalistas podrían haber reclutando a militantes de entre el colectivo de 550.980 refugiados somalíes que vive en Kenia, 50.800 de ellos en Nairobi.