• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Káiler, el perro que rescata desaparecidos en Salgar

Giovanny Gutiérrez y Káiler son equipo desde hace nueve años | Foto EL TIEMPO

Giovanny Gutiérrez y Káiler son equipo desde hace nueve años | Foto EL TIEMPO

El perro pitbull aplazó su jubilación para buscar a los sobrevivientes de la avalancha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando el veterano bombero Giovanny Gutiérrez toma un descanso en medio de las duras tareas de rescate que realiza en las veredas de Salgar arrasadas por la avalancha del lunes, le da un abrazo a Káiler, su perro, y le dice: “Es tu último trabajo, ya vas a descansar”.

Káiler está junto a Giovanny desde hace nueve años, y desde que tenía dos meses de edad el bombero de Medellín empezó a entrenarlo en labores de búsqueda y rescate. Ha estado en todos los desastres que han azotado a Antioquia en los últimos años, y antes de Salgar, su última búsqueda fue en los restos del colapsado edificio Space en la capital antioqueña.

Hoy es el único Pitbull de un grupo de 8 perros, labradores en su mayoría, que trabaja junto a un escuadrón de expertos en rescates que buscan desaparecidos en los alrededores de la quebrada La Liborina. Sus guías lo describen como un perro fuerte, de temperamento, “pero al mismo tiempo noble, cariñoso con los miembros del equipo”, dijo uno de los bomberos.

En los 40 kilómetros sobre los que se desarrolla la búsqueda hay 370 rescatistas de la Policía, el Ejército, la Defensa Civil, la Cruz Roja y los cuerpos de bomberos de varios municipios antioqueños. Las labores no son tarea sencilla. Incluso hoy, tres días después de la avalancha que dejó a 78 personas muertas, no se ha logrado establecer con certeza el número de desaparecidos.

Se cree que hay personas que nadie ha reportado como perdidos porque familias enteras fueron arrastradas por las aguas cuando dormían y no hay parientes que los reporten. Por eso, mientras los organismos de emergencias realizan un cuidadoso estudio para determinar del todo quiénes faltan, los rescatistas no descansan en sus labores para encontrar a alguien con vida.

Esta es la razón por la que Káiler, dice Gutiérrez, tenía que estar aquí y esta será su última jornada de búsqueda. “Por su edad habíamos tomado la decisión de que no siguiera haciendo las labores, por su tiempo, por las enfermedades que aquejan a los perros por el trabajo, pero por las circunstancias de esta emergencia y su complejidad fue necesario traerlo”, aseguró el bombero.

“Esta tragedia es tan grande que es necesario que este perro esté acá, porque él es una pieza clave para el equipo. Tenemos confianza en otros perros, pero este ya va a la fija, todos los perros buscan, pero Káiler es un perro viejo en esto”, agregó el bombero Cristian Molina, confiado en los talentos del pitbull.

En la tarde del martes, el grupo de rescatistas y los ocho perros del escuadrón llegaron al final de la tarde a la plaza central del municipio. Durante el día buscaron en tres puntos distintos del lecho de la quebrada, donde encontraron el cuerpo de un niño. Estaban cansados, llenos de barro y planeando las labores que realizarían este miércoles. Káiler, mientras tanto, no se separaba de Gutiérrez.

El bombero le tocó la cabeza con cariño y sentenció: “No solo para mí va a ser duro que no esté con nosotros después de esto, pero ya es justo y necesario que pueda tomarse sus últimos años de descanso, de tranquilidad”.