• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La Justicia gala mantiene la validez de la condena civil contra "Carlos"

Su abogada, Isabelle Coutant-Peyre, había solicitado el pasado octubre la nulidad de ese dictamen, en el que se establecieron indemnizaciones de "varios millones de euros" para las víctimas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Justicia francesa mantuvo hoy como válida la condena civil contra el terrorista venezolano Ilich Ramírez, "Carlos", de indemnizar a las víctimas de cuatro atentados cometidos en Francia en 1982 y 1983 por él.

Su abogada, Isabelle Coutant-Peyre, había solicitado el pasado octubre la nulidad de ese dictamen, en el que se establecieron indemnizaciones de "varios millones de euros" para las víctimas que se habían constituido en acusación particular en el juicio por esos atentados.

Las conclusiones que la letrada presentó ante los magistrados destacaban que la decisión del pasado febrero fue pronunciada por un tribunal de composición "irregular", porque uno de ellos fue suspendido por robar durante el proceso de su cliente en diciembre de 2011 un péndulo antiguo en el Palacio de Justicia.

En ese dictamen figuraba Dominique Gaboret Guiselin en tanto que magistrado, pese a que había sido condenado por robo un mes antes, lo que a juicio de Coutant-Peyre invalida la sentencia.

La abogada declaró hoy a Efe que el Tribunal sostiene que el nombre del juez aparece solo en calidad de "asesor suplementario" de la audiencia de diciembre, cuando todavía estaba en activo, y que no participó en la redacción de la sentencia posterior.

"El tratamiento judicial en Francia de todo lo relativo a Carlos sigue siendo escandaloso. Es un escándalo que comenzó hace 18 años cuando fue secuestrado en Sudán por las fuerzas especiales francesas y que continúa todavía hoy con una nueva decisión ilegal", señaló la representante del condenado, que este lunes prevé presentar un recurso.

"Carlos", capturado en una operación del espionaje francés en Sudán en agosto de 1994, lleva más de 18 años encarcelado en Francia, donde en 1997 recibió una primera condena a cadena perpetua por haber matado a dos agentes secretos franceses y a un informador en París en 1975.